•  |
  •  |
  • END

El empresario venezolano Guido Antonini Wilson declaró el martes en Miami que luego que se le incautaran 800,000 dólares en Buenos Aires, al llegar en 2007 en un vuelo desde Caracas con supuestos fondos para la campaña de Cristina Kirchner, se enteró de que había otra maleta con 4.2 millones de dólares.

Al iniciar su declaración como testigo clave en el escándalo, Antonini dijo que cuando se generó el problema por el decomiso de los 800,000 dólares se reunió en un hotel de Buenos Aires con el vicepresidente de PDVSA en Argentina, Diego Uzcátegui, quien le preguntó dónde estaban otros 4.2 millones.

“El dinero había salido de PDVSA, no era mío”, declaró Antonini en una corte federal de Miami donde comenzó a revelar detalles de una operación ilegal de aporte de fondos venezolanos a la campaña electoral de la entonces candidata argentina Cristina Kirchner, según evidencias del juicio.

“La noche del domingo (dos días después del decomiso) fui a ver a Diego Uzcátegui a su hotel. Le pregunté por qué había quedado yo metido en medio de esto, y me respondió: ‘¿Donde está el resto del dinero?’. Yo le dije: ¿De qué me hablas? Y me dijo: ‘Había otra maleta con 4.2 millones’”, relató Antonini.

Antonini Wilson, con ciudadanía estadounidense y radicado en Miami, es el testigo clave de un juicio que se inició en esa ciudad tras la detención de tres venezolanos y un uruguayo acusados de actuar como agentes extranjeros encubiertos para obligarlo a ocultar el origen y destino de ese dinero.

El empresario denunció al FBI en Miami las presiones del gobierno de Venezuela y comenzó a colaborar proveyendo información a la oficina de investigaciones estadounidense.

Así grabó encuentros con los empresarios venezolanos Franklin Durán --que es el único que se declaró inocente y está siendo juzgado-- Carlos Kauffman, el abogado venezolano Moisés Miónica y el uruguayo Rodolfo Wanseele, que intentaban convencerlo para que callara sobre lo ocurrido.