•   Nueva York, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Agencias

El Consejo de Seguridad de la ONU se sumó a la condena internacional ante el último ensayo nuclear de Corea del Norte, el primero desde que Kim Jong-un llegó al poder hace 14 meses, y abrió la puerta a nuevas sanciones a Pyongyang.

Reunidos de urgencia y a puerta cerrada a petición de Corea del Sur, EE.UU. y Francia, los 15 miembros del máximo órgano de decisión de la ONU consensuaron tras dos horas de negociaciones una declaración de condena de la presidencia de turno del Consejo, que este mes recae en el representante de Seúl.

“El Consejo de Seguridad condena enérgicamente el último ensayo, una violación de anteriores resoluciones del Consejo que supone una clara amenaza para la paz y la seguridad internacional”, leyó ante la prensa el ministro de Exteriores surcoreano, Kim Sung-hwan, al término de las consultas.

Negociaciones

Tras esta primera respuesta se abre un período de negociaciones para determinar el alcance de las nuevas medidas, según explicaron fuentes diplomáticas, que indicaron que habrá que estar pendientes de la posición que adopte China, país con poder de veto y habitual aliado de Pyongyang.

En todo caso, las mismas fuentes precisaron que será “cuestión de tiempo” que se aprueben nuevas sanciones, especialmente de carácter económico, después de que el Consejo anunciara tras las consultas que se pondrá a trabajar de forma inmediata para responder al nuevo ensayo con “medidas apropiadas” en forma de resolución.

Al término de las consultas, la embajadora estadounidense, Susan Rice, dijo que el objetivo ahora no es solo endurecer las actuales sanciones, sino aumentarlas, y mencionó en concreto que uno de los campos en los que trabajará es en el financiero.

Corea del Norte respondió que su último ensayo atómico fue un éxito, dijo en tono desafiante que su potencia explosiva demuestra “las excelentes capacidades del poder disuasorio nuclear” del país, y justificó la prueba como parte de sus medidas para defenderse de la brutal hostilidad de Estados Unidos.

Una de las primeras voces en reaccionar fue, precisamente, la del presidente de EE.UU., Barack Obama, quien nada más conocerse las primeras informaciones sobre la prueba habló de un acto altamente provocador, y advirtió que tomará todas las medidas necesarias para defender a su país y a sus aliados, entre ellos Seúl.

 

Desestabilizador

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, calificó de “profundamente desestabilizador” el ensayo norcoreano.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus