•  |
  •  |
  • AFP

La policía georgiana anunció el miércoles haber interceptado un camión ruso cerca de la región separatista de Osetia del Sur con 100 kilos de explosivos, detonadores y uniformes del ejército georgiano.

"El camión militar ruso, lleno de explosivos, detonadores y uniformes georgianos ha sido encontrado hoy, a las 12H30 locales (08H30 GMT), al sur de la aldea de Odzisi", cerca de Osetia del Sur, declaró a la AFP el portavoz del ministerio del Interior, Shota Utiashvili.

El vehículo contenía 100 kilos de TNT (trinitrotolueno), una sustancia explosiva de gran potencia, añadió el portavoz.

El conductor ruso del camión fue puesto a disposición de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), que cuenta con 28 observadores en Georgia, explicó.

"No dio explicaciones sobre este cargamento", especificó Utiashvili. "Se trata de un ruso de 18 años que dijo que se había perdido", agregó.

Según el portavoz, el camión fue interceptado fuera de la llamada zona de seguridad, junto a Osetia del Sur, donde el ejército ruso tiene sus posiciones.

La prensa ha podido ver el vehículo expuesto frente al edificio de la policía regional de Mtsjeta, a escasos kilómetros al norte de la ciudad de Tiflis.

Las autoridades georgianas también colocaron sobre una mesa, a la vista de los periodistas, unos explosivos envueltos en papel, algunos detonadores y uniformes.

El portavoz se negó a hacer comentarios sobre el destino de este cargamento.

El martes, la policía georgiana anunció que el lunes derribó un dron (avión espía sin piloto) del ejército ruso que volaba cerca del oleoducto de Bakú-Supsa, cerca de Osetia del Sur, hecho que fue desmentido por Moscú, que calificó el anunció de Tiflis de "provocación mediática".

Estos acontecimientos suceden a poco más de una semana del inicio de la misión de observación de la Unión Europea (UE) en Georgia que debe garantizar la retirada, antes del 10 de octubre, de las fuerzas rusas instaladas en las zonas adyacentes a las regiones separatistas de Osetia del Sur y Abjasia.

Estas tropas volverán a las posiciones que ocupaban antes del conflicto, es decir, el 7 de agosto. Al día siguiente, Rusia ocupó regiones georgianas tras en respuesta a la ofensiva lanzada por Georgia sobre Osetia del Sur para recuperar el control de ese territorio.