•   NACIONES UNIDAS  |
  •  |
  •  |
  • AP

La presidenta chilena Michelle Bachelet sostuvo el miércoles que la crisis financiera mundial se debe ''a la codicia e irresponsabilidad de unos pocos'' y fustigó a quienes creen que no hay medida suficiente para superarla.

Bachelet, que habló el miércoles en la apertura de la Asamblea General de las Naciones Unidas, insistió que la crisis tiene solución, un concepto ''que es una derrota de quienes creen que nada puede hacerse''.

Agregó que es posible una solución si ''trabajamos juntos para encontrar un compromiso urgente con el multilateralismo''.

Bachelet consideró fundamental para ello llevar a buen término la Ronda de Doha sobre comercio mundial, así como las negociaciones en otros foros internacionales.

Respecto a la actuación de Chile de cara a la Declaración del Milenio, Bachelet dijo que su gobierno ha adelantado muchos de los objetivos fijados por la declaración para el 2015, ''especialmente en la inversión social y la equidad'', y mencionó que desde la restauración de la democracia en Chile, el nivel de pobreza entre su población ''ha pasado del 40% en 1989 al 13% en la actualidad''.

La mandataria chilena resaltó las gestines de los países sudamericanos para mediar en la crisis boliviana y dijo que Chile, al igual que los otros gobiernos, ''brindamos nuestro apoyo al gobierno del presidente Evo Morales como expresión democrática salida de las urnas''. Aseguró que el encuentro ''de UNASUR en el Palacio de la Moneda'', sede de gobierno chilena y donde se puso en marcha esa mediación, será recordado como un evento crucial en el proceso de democratización de la América Latina. UNASUR es la Unión de Naciones Sudamericanas.

En el terreno social, la presidenta chilena mencionó el acuerdo con otras naciones europeas para ''enviar tropas a Bolivia, Ecuador y otros países, aunque esas fuerzas no son militares, sino de médicos, enfermeras y otros servicios que permitan mejorar la calidad de las prestaciones sanitarias''. Recordó que 22.000 madres mueren anualmente en la región en el parto y que cerca de 400 mil niños perecen por la falta de cuidados médicos adecuados.

Finalmente, la mandataria chilena afirmó que ''hay que lograr que la cooperación de los que tienen sea un imperativo ético y moral'' para ayudar a los que más lo necesitan.