•   Ciudad de México  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Elba Esther Gordillo, la poderosa líder del Sindicato de Maestros de México, detenida el martes por el desvío de unos 200 millones de dólares de esa organización, se presentó este miércoles ante la corte, donde se le informaron los cargos en su contra y se le anunció que no tendrá derecho a libertad bajo fianza.

Gordillo está acusada de “operaciones con recursos de procedencia ilícita y violación a la ley federal contra la delincuencia organizada”, informó un secretario del Juzgado federal a cargo del caso, localizado en el Reclusorio Oriente de la capital mexicana.

La noche del martes, Gordillo fue detenida en el aeropuerto de Toluca (centro) cuando llegaba en un vuelo privado desde la ciudad estadounidense de San Diego (California, sureste de Estados Unidos).

La Fiscalía General mexicana la acusa de desviar unos 200 millones de dólares procedentes de los recursos del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

Vestida con blusa blanca con cuello de tortuga, con la mirada baja y en ocasiones encogiendo los hombros, Gordillo escuchó los cargos en su contra, detrás de una rejilla, durante una audiencia transmitida a medios de comunicación a través un circuito cerrado dentro del penal.

Tras la lectura de los cargos, “La Maestra”, como la conocen en México, habló en no más de tres ocasiones y respondió con monosílabos.

“No de mi parte”, dijo cuando se le cuestionó si tenía comentarios sobre sus cargos. “Que sean los abogados” los que hablen, dijo en otra ocasión.

 

1.4 millones de afiliados

Gordillo es descrita como “la mujer más poderosa de México” por el virtual monopolio que el sindicato, con 1.4 millones de afiliados, uno de los más grandes de América Latina, ejerce sobre las plazas de maestro.

Según analistas cercanos a Gordillo, su sindicato recibe unos 10 millones de dólares mensuales por concepto de cuotas.

El sindicato ha sido uno de los bastiones del sistema clientelista del Partido Revolucionario Institucional (PRI) que gobernó México por 7 décadas y que regresó al poder en 2012 con el presidente Enrique Peña Nieto.