•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Honduras mantiene la tasa de homicidios más alta del mundo, con 85.5 asesinatos por cada 100,000 habitantes, pese a la política de seguridad del gobierno de Porfirio Lobo, que incluye el envío de militares a patrullar las calles, advirtieron este miércoles expertos en violencia.

La tasa de homicidios de 2012 fue ligeramente inferior a la del año precedente (86.5 por cada 100,000), pero aún muy por encima del promedio mundial, que la Oficina contra el Crimen y el Delito de la Organización de las Naciones ubica en 8.8, precisó en un informe el Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

Recientemente, el presidente Lobo mandó a 2,000 efectivos a patrullar las calles de las ciudades más violentas del país, en apoyo a una fuerza policial de 14,500 efectivos que no ha sido capaz de contener la desbocada ola de delincuencia que atenaza al país.

La presencia policial y militar se hace sentir no solo en los centros urbanos, sino también en las barriadas y en las unidades de transporte público.

Una ley promovida por el gobierno prohíbe que dos hombres puedan viajar juntos en una misma motocicleta, con el fin de dificultar el accionar de los sicarios o asesinos a sueldo.

Al mismo tiempo, se han aprobado las intervenciones telefónicas, se instalaron cámaras en las calles de las principales ciudades y se estableció un sistema de denuncias mediante la línea del 911.

Pero la medida más dura del gobernante ha sido la depuración de la Policía Nacional, tras revelarse que sedes enteras estaban comprometidas en actividades de crimen organizado: narcotráfico, secuestro, robo de autos, sicariato y extorsiones, entre otros delitos.

Según estimaciones del ministro de Seguridad, Pompeyo Bonilla, unos 4,000 miembros de la Policía deberían ser separados de sus cargos por diversas faltas y delitos.