•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El canciller venezolano, Elías Jaua, pidió este sábado que se deje al presidente Hugo Chávez "tranquilo" mientras recibe tratamientos contra el cáncer, un día después de que el gobierno confirmara que el mandatario está siendo sometido a quimioterapia.

"Los que queremos ver a Chávez recuperado y sano queremos que esté tranquilo, ¿verdad? Haciéndose el tratamiento que se tiene que hacer", dijo Jaua en un acto en Caracas, pidiendo a los asistentes que apoyen la recuperación del mandatario.

"Los que quieren que Chávez no se recupere son los que tienen un chantaje, una presión criminal", añadió Jaua, refiriéndose a la oposición, que ha acusado al gobierno de mentir sobre la salud del mandatario.

Ayer viernes por la noche, tras una misa por la salud del mandatario, el vicepresidente Nicolás Maduro informó por primera vez que Chávez recibe quimioterapia como parte de los "tratamientos complementarios" a los que está siendo sometido desde enero.

Maduro, que explicó que Chávez está de "buen estado de ánimo", dijo que los médicos decidieron aplicar nuevamente quimioterapia al mandatario tras su cuarta operación contra el cáncer, a la que fue sometido en diciembre en Cuba.

A la misa del viernes asistieron decenas de ministros y funcionarios, así como una hija de Chávez, María Gabriela.

Este sábado, la joven comentó en Twitter una foto en la que se le ve triste durante la misa, y que estaba siendo difundida por internet.

"Tristeza? No puedo estar feliz si mi padre está enfermo! Pero sigo aferrada a mi Dios. En la prox(ima) misa tendré q(ue) bailar y reír! (...) La gente está muy loca", escribió María Gabriela sobre la foto.

Chávez, de 58 años, fue diagnosticado con cáncer a mediados de 2011 y desde entonces ha sido sometido a cuatro operaciones, así como a ciclos de quimioterapia y radioterapia, siendo tratado de forma casi exclusiva en Cuba, donde gozó de gran privacidad.

El 11 de diciembre, el mandatario se sometió a su última operación en La Habana, pero el 18 de febrero volvió sorpresivamente a Caracas y desde entonces se encuentra recluido en el hospital militar.

Desde diciembre, Chávez no ha sido visto en público y el gobierno sólo ha mostrado cuatro fotos del mandatario sonriente en su cama de hospital en La Habana.

La oposición venezolana ha pedido que el mandatario aparezca o renuncie, en caso de que no pueda seguir gobernando.

El gobierno, que insiste en que Chávez sigue al mando, acusa por su parte a la oposición de difundir rumores e intentar "desestabilizar" al país, aprovechando la enfermedad del presidente.