elnuevodiario.com.ni
  •   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Un dirigente del partido Libertad y Refundación, Libre, que coordina el expresidente Manuel Zelaya, rechazó hoy las acusaciones hechas por el director de la Policía de Honduras, Juan Carlos Bonilla, en el sentido de que "miembros" de esa institución política han emprendido una campaña en su contra.

Rassel Tomé, un cercano colaborador de Zelaya, indicó que Libre no está haciendo señalamientos al director de la Policía, sino al Gobierno que preside Porfirio Lobo, que prometió "trabajo y seguridad", pero no ha cumplido, mientras continúa en el país una ola de violencia que en promedio deja 20 muertes diarias.

"Nuestro debate no es contra el director de la Policía, es contra el partido de Gobierno que como oposición señalamos todos los errores que están cometiendo", enfatizó Tomé en declaraciones a la radio HRN en Tegucigalpa.

Bonilla dijo el viernes en la Casa Presidencial, tras una reunión con Lobo, que ya han "detectado que son algunos miembros del partido Libertad y Refundación" quienes tienen "la única intención de desestabilizar las labores del director general de la Policía Nacional y de igual manera de toda la institucionalidad".

Agregó que la difusión de un video en el que figura él y otros oficiales del Ejército, aparentemente planificando la captura de Zelaya, cuando pretendía regresar a su país por una de las fronteras con Nicaragua, tras el golpe de Estado de junio de 2009, ha sido única y exclusivamente para desestabilizar el sistema de seguridad.

El video, que ha sido reproducido esta semana por medios locales de prensa, y sobre el que se nota la manipulación de un texto, es una "campaña sucia que han venido desempeñando", según Bonilla, a raíz de su labor como director de la Policía Nacional.

Tomé reiteró que el Gobierno de Lobo no ha cumplido con las promesas de trabajo y seguridad que hizo en su campaña, y que "la inseguridad se ha incrementado", con "un índice de violencia de 88,5 homicidios por cada 100.000", mientras que "hay más de dos millones de personas buscando empleo".

Según Tomé, la denuncia de Bonilla "parece una medida para desviar la atención de la opinión pública para vincular al partido Libre" en presuntas acciones contra el director de la Policía Nacional.

Bonilla considera que "es irresponsable decir que la Policía Nacional no ha hecho su trabajo" en el marco de la política del presidente Lobo.

En su denuncia del viernes recordó que si el Parlamento aprobó "una amnistía" para los hechos del 28 de junio de 2009, cuando Zelaya fue derrocado por promover una Constituyente desoyendo impedimentos legales, "fue para que hubiera perdón y existiera paz y reconciliación".