•   El Cairo y Teherán  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Decenas de rebeldes y soldados leales al régimen murieron ayer en los combates y bombardeos en la ciudad de Reqa, en el noreste sirio, en una jornada en la que Irán ofreció todo su respaldo político a Bachar al Asad como “presidente legal” de Siria, desgarrada por un sangriento conflicto armado.

El dirigente del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, Rami Abdel Rahman, aseguró a Efe, por teléfono, que los enfrentamientos estallaron cuando los insurgentes atacaron varios puestos militares en los accesos del este y oeste de Reqa.

También atacaron el cuartel de la guardia fronteriza en esa localidad, limítrofe con Turquía y donde se refugian miles de civiles procedentes de provincias vecinas, a lo que el régimen respondió con bombardeos aéreos y de artillería.

Además, los rebeldes retomaron ayer el control del paso de Al Yarbia, en la frontera con la provincia iraquí de Nínive, tras duros combates con las fuerzas del régimen, e izaron la bandera de la Revolución siria.

Por otra parte, varios proyectiles de mortero lanzados desde Siria cayeron ayer en la parte de los Altos del Golán controlada por Israel, que ocupa ese territorio desde 1967, sin causar daños ni heridos, según informó a Efe el Ejército israelí.

Irán insta a poner fin a la violencia

Mientras, el ministro de Exteriores iraní, Ali Akbar Salehi declaró ayer en Teherán que Al Asad es el presidente legal de Siria hasta las elecciones de 2014, y propugnó una salida negociada al conflicto en ese país árabe.

En una conferencia de prensa conjunta con su colega sirio, Walid Mualem, Salehi insistió en que “nadie tiene derecho a interferir en los asuntos internos de Siria”, que el pueblo sirio debe votar y decidir quién será el próximo jefe del Estado.

“Como en cualquier otro país, Siria tiene un presidente legal que es elegido mediante unos comicios, y Bachar al Asad es el presidente legal de Siria hasta una próxima elección”, dijo Salehi, según la televisión oficial en inglés, PressTV.

El jefe de la diplomacia de Teherán, principal aliado en Oriente Medio del régimen de Damasco, instó a la oposición siria a que entable conversaciones con el Gobierno para poner fin a los dos años de violencia.