elnuevodiario.com.ni
  •   El Cairo, Egipto  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los choques entre fuerzas antidisturbios y manifestantes prosiguieron hoy de manera intermitente en la ciudad egipcia de Port Said (noreste) en el tercer día consecutivo de protestas, que hasta el momento han causado seis muertos, informaron a Efe fuentes de seguridad.
       
En varios puntos de la localidad, los manifestantes lanzaron piedras contra los agentes de seguridad, que respondieron con gases lacrimógenas.
       
Esos enfrentamientos se produjeron después de que ayer los manifestantes prendieran fuego en parte de la sede principal de la Policía y del edificio de la Gobernación de esa ciudad, ubicada en el estratégico canal de Suez.
       
Para intentar restablecer la seguridad en la zona, la Presidencia egipcia ha pedido a las Fuerzas Armadas que estudien la posibilidad de desplegarse en la ciudad en sustitución de la policía, señalaron las fuentes.
       
Los disturbios han causado por el momento seis muertos, entre ellos tres policías, desde el domingo pasado, cuando el Ministerio del Interior egipcio anunció el traslado de los presos de la cárcel de Port Said por motivos de seguridad, lo que causó la protesta de los familiares de los encarcelados.
       
Está previsto que un tribunal emita el sábado próximo la sentencia definitiva por la masacre del estadio de Port Said, en febrero de 2012, en la que murieron 74 personas al final de un partido entre el club local Al Masry y el cairota Al Ahly.
       
El tribunal ya condenó a muerte a 21 acusados de la matanza, lo que desató a finales de enero una ola de violencia e indignación popular que llevó a las autoridades a declarar el toque de queda en la ciudad. La corte aún debe pronunciarse sobre otros 52 inculpados.
       
Por otra parte, los manifestantes volvieron hoy a enfrentarse con las fuerzas de seguridad en el centro de El Cairo y en la ciudad de Daqahliya, en el delta del río Nilo.
       
Port Said es escenario junto con otras ciudades del delta de una campaña de desobediencia civil en las últimas semanas para reclamar justicia a las autoridades y el fin de la marginación que dicen sufrir.