•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel García-Margallo, expresó hoy el deseo de que la transición en Venezuela tras la muerte de Hugo Chávez se haga "con tranquilidad, serenidad y paz".
       
En declaraciones a los periodistas, García-Margallo transmitió las condolencias del Gobierno español a la familia de Chávez, así como al Ejecutivo y al pueblo venezolanos, y señaló que hay que reconocer que el presidente fallecido fue "un personaje singular".
       
Destacó igualmente su enorme influencia en Venezuela y en toda la región latinoamericana y reiteró el deseo del Gobierno de Mariano Rajoy de que la transición se haga con tranquilidad.
       
En ese sentido, dijo que las noticias que le llegan de la embajada española en Caracas le indican que la situación es tranquila y confió en que siga siendo así y se cumplan los preceptos constitucionales.
       
Margallo confió igualmente en que las relaciones de España con Venezuela sigan siendo tan "estables, normales y entrañables" como hasta ahora, así como que no haya riesgo alguno para las relaciones comerciales.
       
En ese sentido, recordó que la última vez que se reunió con su homólogo venezolano, Elías Jaua, con motivo de la cumbre UE-América Latina celebrada en enero en Santiago de Chile, éste le transmitió su voluntad de mantener las "magníficas relaciones comerciales y de inversión y de resolver los contenciosos aún pendientes".
       
Respecto a la persona que representará al Gobierno en los funerales por Chávez, el ministro dijo que se valorará en función de la invitación que se reciba de Venezuela, y señaló que esta tarde acudirá a la embajada venezolana en Madrid para transmitir las condolencias del Ejecutivo.
       
Preguntado por las declaraciones del vicepresidente venezolano, Nicolás Maduro, en las que acusó a los "enemigos históricos" de Chávez de haberle inoculado supuestamente la enfermedad, García Margallo dijo que no explicó en qué se basaban estas suposiciones y que no tiene elementos de juicio para valorar o no su veracidad.