elnuevodiario.com.ni
  •   Panamá  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La situación de las mujeres en Panamá es "difícil" debido a la indefensión jurídica, social y laboral en la que se encuentran, afirmaron sindicalistas y representantes del Gobierno hoy en el marco del Día Internacional de la Mujer.

En el país centroamericano, de alrededor de 3,5 millones de habitantes, "persiste la desigualdad" en materia de género en aspectos como el político, así como la "violencia contra la mujer en todas sus formas", declaró a Efe la subdirectora del Instituto Nacional de la Mujer, Toribia Venado.

La "situación grave" que vive la mujer panameña deriva de que "simplemente por ser mujer está expuesta en cualquier momento" a ser víctima de sus parejas o de su entorno social, donde persisten los estereotipos, dijo Venado.

"O sea, la mujer no tiene seguridad de que su vida se vaya a completar o que sea considerada", añadió la funcionaria del Instituto Nacional de la Mujer, un organismo adscrito a los ministerios de Salud y Desarrollo Social de Panamá.

Venado resaltó que el Gobierno del presidente del país, Ricardo Martinelli, trabaja para cambiar esa situación, a través de programas conjuntos con el Ministerio de Salud y el Ministerio de Seguridad.

Según los datos del Observatorio Panameño contra la Violencia de Género de la Contraloría General, en el 2012 fueron asesinadas 53 mujeres, y 28 de esos casos fueron considerados femicidios.

Los asesinatos de mujeres han registrado una tendencia a la baja en los últimos años, con 72 casos en 2010 y 59 en el 2011, de acuerdo a los datos oficiales.

En Panamá reposa en el Parlamento a la espera de discusión una ley presentada en 2011 que tipifica el femicidio como un delito.

"Exigimos a las autoridades que sea aprobada la ley para tipificar el femicidio y que además se establezcan los recursos para realizar campañas de prevención de la violencia contra la mujer", declaró a Efe la jefa de la Secretaría de la Mujer de la Central General Autónoma de Trabajadores de Panamá, Nelva Reyes.

Entre otras, el proyecto de ley obliga a toda persona natural o jurídica a denunciar los delitos de violencia contra la mujer, y castiga no hacerlo con penas de entre 6 a 12 meses de cárcel.

La propuesta también incluye la creación de fiscalías de delitos contra la vida e integridad de las mujeres en el Ministerio Público y juzgados especializados en la Corte Suprema de Justicia.

Actualmente "el Estado no garantiza a las mujeres el derecho a la la vida, a una vida con dignidad", afirmó Reyes, que denunció que muchas trabajadores del sector del comercio, por ejemplo, carecen de estabilidad laboral y se les impide organizarse en sindicatos pese a que ese es un derecho establecido en la Constitución.

Las trabajadoras de los casinos, que son muy numerosos en este pujante país centroamericano, "han hecho solicitudes de sindicato y han sido negados, mientras que en el sector del comercio las posibilidades de organización son mínimas puesto que las tienen de contrato en contrato y no se logra la permanencia", dijo Reyes.

"En resumen, en el plano laboral hemos tenido un retroceso en el derecho a la libertad sindical y de organización como tales", lo mismo que en el plano político "dada la baja participación de la mujer en la Asamblea Nacional de diputados", agregó la sindicalista.

En Panamá, líder en crecimiento regional con 10,7 % del producto interno bruto (PIB) en el 2012 según los datos oficiales, existen 1.621.139 personas ocupadas, el 60,9 % hombres y el 39,1 % mujeres, de acuerdo a datos de la Encuesta del Mercado Laboral del 2012 del Instituto Nacional de Estadística y Censo.

Según la misma fuente, la tasa de desempleo de las mujeres se ubicó en 4,9 %, superior a la de los hombres (3,5 %).

"En el caso de Panamá, el 70 % de los estudiantes de la Universidad de Panamá (pública) son mujeres. Hay que seguir preparándose pero tenemos también que organizarnos y luchar porque se respeten las leyes y las normas que Panamá ha suscrito" para garantizar los derechos de las mujeres, añadió Reyes.