elnuevodiario.com.ni
  •   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno español condenó hoy las "graves amenazas" lanzadas por las autoridades de Corea del Norte, que anunciaron su intención de anular los acuerdos de no agresión con Corea del Sur y de cortar la única línea de comunicación entre ambos países.
       
En un comunicado remitido por el Ministerio español de Asuntos Exteriores, el Ejecutivo alerta del clima de tensión que se está generando y valora la unanimidad del Consejo de Seguridad de la ONU al adoptar la resolución 2094, que reacciona "enérgicamente" ante el ensayo nuclear llevado a cabo por Pyongyang el pasado 12 de febrero.
       
El Ejecutivo español destaca "la firme determinación de la comunidad internacional de no tolerar ninguna violación a los
compromisos asumidos en el ámbito de la no proliferación nuclear".
       
Se compromete además a mantenerse en contacto con los socios de la UE y otros "países amigos" para adoptar decisiones que "garanticen la paz y la estabilidad en la región.

"El Gobierno de España apela a la República Popular Democrática de Corea del Norte a asumir su responsabilidad en pro de la paz y la seguridad mundial y a retomar el diálogo con los países vecinos con miras a alcanzar la distensión y la desnuclearización de la península coreana", concluye el comunicado.

En tanto, la canciller alemana, Angela Merkel, se mostró hoy "muy preocupada".

"No van a conseguir que el mundo se deje impresionar por las amenazas de guerra", dijo, sin embargo, en nombre de Merkel su portavoz, Steffen Seibert, quien aseguró que la comunidad internacional no se dejará presionar por las autoridades de Pyongyang.

Pese a todo subrayó la disposición al diálogo de la comunidad internacional y comentó que "si el régimen norcoreano decide asumir su responsabilidad ante su propia población y el mundo solo tendrá que tomar la mano que se le ofrece abierta".      

Corea del Norte amenazó el pasado martes con anular el acuerdo de alto el fuego que puso fin a la Guerra de Corea (1950-53) y citó como razón las gestiones lideradas por Estados Unidos para imponer nuevas sanciones de la ONU al régimen por su prueba nuclear realizada el 12 de febrero.