•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Casi todos los habitantes de Estados Unidos se despertarán mañana una hora más tarde después que, en la madrugada, los relojes en el país se adelanten en una práctica controvertida desde su inicio hace casi un siglo.
       
El cambio de horario, que ocurrirá en la próxima medianoche, se conoce en Estados Unidos,  EU,  como "horario de ahorro de energía" u "horario de verano" y fue una idea de Benjamin Franklin, un infatigable inventor que, además encontró tiempo para ser uno de los próceres de la independencia.
       
En un ensayo escrito en 1784, Franklin sugirió la idea de que el adelanto de una hora en los relojes al comienzo de la primavera sería una buena manera de ahorrar en velas.
       
El Gobierno de EU adoptó la práctica en 1918 durante la Primera Guerra Mundial, y la abandonó un año más tarde. Volvió a aplicarse la movida del horario entre 1942 y 1945 durante la Segunda Geurra Mundial.
       
Y finalmente en 1966 una ley del Congreso instituyó el cambio de horario en el último domingo de abril y el último de octubre. La Ley de Política Energética de 1995, promulgada por el presidente George. W. Bush, ordenó que las modificaciones comienzan a las 2 de la madrugada del segundo domingo de marzo, y terminan a las 2 de la mañana del primer domingo de noviembre.
       
Los estudios del Departamento de Energía de EU han encontrado que el adelanto de una hora en el comienzo de la primavera, trae un ahorro de casi el 5 por ciento en el consumo de energía.
       
Los Estados de Arizona y Hawaii se han acogido a la provisión de la ley según la cual no es obligatoria la adopción del cambio de horario.
       
Las encuestas de la firma Rasmussen encuentran, durante la última década, que los estadounidenses siguen tan divididos ahora acerca de los beneficios y perjuicios del horario de verano, como lo estaban cuando comenzó a aplicarse el cambio.