elnuevodiario.com.ni
  •   La Paz, Bolivia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Bolivia, Evo Morales, viajó a Austria para asistir mañana a una reunión de la Comisión de Estupefacientes de la ONU para hablar sobre la industrialización de la hoja de coca y después irá a Francia para entrevistarse con su homólogo francés, François Hollande, informó hoy una fuente oficial.
       
Morales y su ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, partieron en la medianoche pasada hacia Viena, donde ya está el canciller boliviano, David Choquehuanca, informó a Efe la ministra de Comunicación, Amanda Dávila.
       
El gobernante participará mañana en la reunión de la Organización de Naciones Unidas, ONU, después de que este organismo aprobara en enero pasado el retorno de Bolivia a la Convención antidroga de 1961 con una reserva sobre el masticado de la hoja de coca o "acullicu".
       
Morales ha defendido siempre que coca en estado natural no es una droga y su masticado es una práctica cultural arraigada desde hace siglos entre los pueblos indígenas y campesinos de su país.
       
La reserva sobre el "acullicu" solo tiene aplicación en Bolivia, ya que la ONU mantiene la penalización sobre la hoja de coca porque contiene los alcaloides base para la producción de la cocaína, lo cual impide la comercialización internacional de la planta.
      
La campaña

"El presidente hará toda una campaña internacional sobre el tema de la coca para que los países vayan comprendiendo de que se está hablando sobre sus posibilidades de industrialización", dijo Dávila.
       
En Viena, el mandatario comenzará un proceso de "socialización" de los proyectos que tiene su país para industrializar la coca en varios tipos de productos de uso en la medicina, la alimentación o las bebidas, destinados al mercado legal internacional.
       
Morales, que sigue siendo líder de los productores de coca de la zona del Chapare de Bolivia, ha buscado desde el 2006 industrializar los productos derivados de la planta, pero no se han desarrollado como esperaba debido al veto externo que existe sobre la hoja.
       
El martes, Morales se dirigirá a París donde se reunirá el miércoles por la tarde con Hollande para pasar revista a las relaciones bilaterales, proyectos de cooperación y hablar de las actuación de empresas francesas en la economía boliviana.
       
"Es un encuentro amistoso para analizar temas de interés", dijo Dávila al señalar que, por ejemplo, Morales siempre ha destacado el comportamiento de la empresa petrolera francesa Total que cumple con las reglas del juego en el sector en Bolivia.
       
La ministra dijo que la compañía gala tiene una relación "absolutamente de consenso y cordial" con la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos, YPFB, que es la empresa a cargo de aplicar la política de nacionalización petrolera desde el 2006.
       
"Trabajan de manera conjunta en una relación que el presidente Morales siempre ha calificado de fructífera y de positiva", agregó Dávila para señalar que eso demuestra que Bolivia no tiene problemas

con empresas que cumplen leyes y actúan "como socias y no patrones". Tras su entrevista con Hollande, Morales retornará a Bolivia.