•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • El Nacional

Hugo Chávez, Presidente de Venezuela entre 1998 y 2013, será el decimoséptimo mandatario en el mundo, y el segundo en el país, cuyos restos serán preservados por medio de la técnica del embalsamamiento.

El general Francisco Linares Alcántara, escogido para regir los destinos de Venezuela en 1877, falleció un año antes de concluir su mandato a causa de una afección pulmonar. Su cuerpo fue embalsamado por el médico alemán radicado en Venezuela, Gottfried Knoche. A diferencia de Hugo Chávez, los restos de Linares Alcántara no fueron exhibidos infinitamente, sino inhumados después en el Panteón Nacional.

Knoche tomó por residencia una casona en las faldas del Ávila, donde conservó exitosamente los cadáveres de todos los miembros de su familia. También embalsamó al periodista Tomás Lander, cuyo cuerpo sin vida estuvo sentado en un escritorio por 40 años, antes de ser sepultado.

Prepararse desde el principio

Cualquier médico forense está en capacidad de practicar un embalsamamiento, procedimiento milenario ideado en el antiguo Egipto. La técnica es parte de la asignatura Anatomía Patológica. Sin embargo, en el país, solo se realiza una preparación de cuerpos de corta duración para preservar los restos por un año, que se aplica por norma sanitaria a todos los cadáveres que van a ser trasladados fuera de Venezuela.

Una patóloga venezolana que prefirió mantener en resguardo su identidad, afirmó que para exponer cualquier cadáver por un período superior a tres días debe prepararse desde el principio.

“Un cadáver después de 72 horas tiene una putrefacción en fase gaseosa y se hincha. Si se le hace la acostumbrada preparación transitoria puede resistir 48 horas y luego se descompone. Si hay putrefacción, no se puede embalsamar. En cambio, si el cadáver está embalsamado previamente, no sufrirá daños”, aseguró.

La opinión de la experta venezolana coincide con la de su homólogo colombiano Camilo Jaramillo, quien declaró al diario El Tiempo que Chávez debió haber sido preparado antes de los actos fúnebres que se iniciaron el 6 de marzo, con un recorrido que tomó cerca de ocho horas bajo un sol inclemente, y que yace en capilla ardiente desde hace cuatro días: “Si lleva dos días en un ataúd, evidentemente al cuerpo ya le hicieron algo, y, por tanto, ya hay una reacción química en él”.

El embalsamador de papas

En enero de este año, el diario español ABC afirmó que el patólogo español italiano Massimo Signoracci, conocido como el embalsamador de los papas, estuvo en Cuba al menos dos meses antes del deceso de Chávez. Al médico le atribuyen la preparación final del cadáver, que de acuerdo con lo informado por el presidente encargado Nicolás Maduro, será preservado para la eternidad.

Expertos de Filipinas y de Rusia se han ofrecido para realizar el procedimiento, que implica la sustitución total de la sangre por una mezcla de formol y otras sustancias.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus