•   Roma, Italia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Miles de fieles brasileños, estadounidenses, congoleños, filipinos y de otros países del mundo, rezaron este domingo en varias iglesias de Roma junto a sus cardenales “favoritos”, a menos de 48 horas del inicio del cónclave para elegir a un nuevo Papa.

Varios purpurados, incluidos algunos papables como el brasileño Odilo Scherer y el italiano Angelo Scola, celebraron misas ante feligreses y periodistas.

“Espero que sea la última vez que usted entra aquí como cardenal y espero también que si es elegido Papa, sea la primera iglesia que visite”, dijo el párroco de la iglesia Santa María de la Victoria, Stefano Guernelli, al cardenal estadounidense Sean O’Malley.

Citado entre los posibles futuros pontífices, O’Malley se apoyó en la parábola del hijo pródigo para hablar de la secularización creciente en los países occidentales.

“La gente abandona al Padre, a la Iglesia, por numerosas razones, ignorancia, experiencias negativas, escándalos, mediocridad espiritual”, dijo durante su homilía.

“Recemos para que el Espíritu Santo permita a la Iglesia elegir un nuevo Papa que nos confirme en nuestra fe y haga más visible el amor del Señor”, agregó el cardenal.

El italiano Angelo Scola, otro papable, celebró una misa en la iglesia de los Santos Apóstoles, en el corazón de Roma.

“Danos un pastor santo que construya la Iglesia con el testimonio de su vida”, dijo en su homilía.

Opiniones divergentes

Entre los fieles presentes, sin embargo, había opiniones divergentes sobre el Arzobispo de Milán.

“Creo que monseñor Scola es un hombre bueno, sería un buen jefe para ayudar a la Iglesia a reforzarse y rezo por él”, declaró Maria Bettini, de 69 años.

Giuseppina Fazzo, peluquera de 47 años, parecía más dubitativa: “Necesitamos un cambio radical en la Iglesia y no sé si es el hombre apropiado”.

Otro favorito, el cardenal Odilo Scherer, Arzobispo de Sao Paulo, presidió una sobria misa multiétnica en la iglesia San Andrés del Quirinal.

Acompañado por una veintena de religiosos, entre los que había un africano, dos brasileños y varios italianos, aludió a los “tiempos difíciles” que atraviesa la Iglesia, pero también a los más “alegres y llenos de esperanza”.

En un italiano perfecto, invitó a los fieles a “rezar por el cónclave”. “Para mí se parecía al papa Wojtyla (Juan Pablo II). Tiene el mismo estilo y la misma fuerza. Espero que sea elegido”, dijo una italiana.

A una periodista de la televisión colombiana que le preguntó frente a medio centenar de micrófonos y cámaras si sabía que era el gran favorito, Scherer respondió esquivamente: “La misa fue muy bonita, ¿verdad?”.

El cardenal canadiense Marc Ouellet, igualmente bien situado en las quinielas, celebró otra misa en la iglesia de Santa María, en Transpontina, durante la cual se refirió a la renuncia de Benedicto XVI.

“No dudo que haya tomado su decisión según la voluntad de Dios y por el bien de la Iglesia”, dijo en su homilía.

Hablando del cónclave, invitó a los fieles a rezar “para que el Espíritu Santo indique a los cardenales al que Dios ya ha elegido”.

En la basílica de Santa Pudenziana, centenares de filipinos oraron por su candidato, el cardenal Luis Antonio Tagle, otro de los citados.

Empleadas domésticas

“Somos todas empleadas domésticas aquí”, explicó Meliros Gangani, de 53 años. “Esperamos que gane... nos sentiríamos mucho mejor con nuestros jefes”, comenta. Mientras Evelyne agrega: “Me sentiría orgullosa de ser filipina”.

Pero el continente africano no se daba por vencido el domingo.

El arzobispo de Kinshasa, Laurent Monsengwo, podría ser el primer Papa africano, según el padre Justin Golo, que participó en una misa de rito congolés cerca de la céntrica la plaza Navona.

Europa no tiene más que dar

“Europa no tiene ya mucho más que dar. En África las iglesias están llenas. Se necesita un Papa de un país donde la fe está viva”, dijo el arzobispo de Kinshasa, Laurent Monsengwo.

“Dios entiende todos los idiomas”

El cardenal de Sevilla (España), Carlos Amigo Vallejo, que ofició misa en la Iglesia Nacional Española de Santiago y Montserrat, donde ante la pregunta de si ha llegado el momento de un papa de América o de África, afirmó que “Dios entiende todos los idiomas y conoce todos los colores de las caras”.

“El Papa no es un maravilloso tecnócrata. Es un pastor”, agregó el franciscano Amigo, de 79 años, que señaló que la Iglesia siempre ha tenido dificultades y “tantísimos problemas”, pero que siempre estará guiada por Dios, que “jamás dejará de sostenerla con sus brazos”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus