Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

La Policía Federal mexicana ocupó ayer viernes la sede de un cuerpo de seguridad de elite en medio de sospechas de que una parte de sus efectivos tiene vínculos con el crimen organizado, que está azotando al país con más de 3,000 ejecutados en lo que va del año.

Los miembros de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), un cuerpo de elite contra el crimen organizado, se presentaban este viernes en la sede central de la institución, luego de que unos 300 policías federales irrumpieran la medianoche del jueves para tomar el control del lugar.

Los policías federales fuertemente armados se hicieron cargo de las instalaciones de la AFI en la capital mexicana sin que sus agentes ofrecieran resistencia, señalaron medios de prensa.

Los federales mantenían este viernes el control de los ingresos y de los sitios estratégicos, mientras los efectivos de la AFI se presentaban para recibir instrucciones sobre sus futuras funciones, dijo a la AFP una fuente de la Procuraduría de México.

El Procurador mexicano, Eduardo Medina Mora, dijo que la ocupación de la sede de esa fuerza creada en 2001 responde a un “proyecto de ley de la Policía Federal”, que implica la unificación de todos los cuerpos federales en una sola institución y cuya principal meta es mejorar el combate al crimen organizado.

“Estos procesos administrativos conllevan un ajuste que tiene que hacerse con respecto del personal”, dijo Medina Mora a la prensa al referirse a las marchas realizadas un día antes por agentes de la AFI en contra de pasar en forma efectiva a la órbita operativa de la procuraduría, de la que depende según la ley.

La ocupación del edificio de la AFI se produce cuando el gobierno de Felipe Calderón se propone llevar a cabo una depuración de los cuerpos policiales como uno de los pilares en la estrategia del combate a la delincuencia organizada.

En varios casos de secuestros, según denuncias, y en hechos vinculados con el narcotráfico, las autoridades constataron hechos de complicidad de policías con la delincuencia.

La policía Lorena González, una de las principales integrantes de una banda que secuestró y asesinó a un adolescente de 14 años, era integrante de la AFI.

El hecho conmovió a México y provocó una movilización de repudio de unas 200,000 personas contra la violencia, así como una cumbre contra la inseguridad con compromisos concretos de los tres poderes del Estado y de organizaciones civiles.

La AFI fue creada en 2001 por el actual ministro de Seguridad, Genaro García Luna, como fuerza de elite contra el crimen organizado.

Según cifras oficiales, en lo que va de 2008 se han registrado 651 secuestros en México, aunque de acuerdo con expertos, sólo se denuncia uno de cada dos o tres casos.

En tanto, unas 3 mil personas fueron asesinadas en el transcurso de este año como parte de las disputas entre cárteles de la droga, pese a que el gobierno desplegó un operativo federal con 36,000 militares y otros miles de policías.