elnuevodiario.com.ni
  •   LA HABANA, CUBA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Cuba acusó este jueves a Estados Unidos de emplear 205 millones de dólares para fomentar planes "subversivos" contra la isla entre 1996 y 2011, el 87% de ellos gastados durante las administraciones de George W Bush y Barack Obama.

Un informe de la cancillería cubana, publicado en su sitio cubaminrex.cu, toma como fuente un documento de la Oficina de Auditoria del Gobierno Estados Unidos (GAO, en inglés), según el cual la Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID) y el Departamento de Estado, fueron los encargados de dirigir los programas y emplear esa suma.

El Documento de la GAO "resalta el monto total dedicado por esas agencias a 'promover la democracia en Cuba', el cual ascendió a 205 millones de dólares. De estos, el 87% fue gastado desde el 2004, o sea, los ocho años comprendidos entre el segundo gobierno de George W. Bush y el primero de Obama", dijo la cancillería cubana.

Añadió que "el documento de la GAO es sumamente revelador de la firme impronta del gobierno de Obama en esa política y del fuerte impulso que le ha dado a la misma, buscando perfeccionar su diseño, enmascararla mejor y hacer más difícil su detección y neutralización por las instituciones y el sistema legal cubanos"

Según la cancillería, en esos fondos no están incluidos "los que ha dedicado EE.UU. a financiar las transmisiones subversivas e ilegales hacia Cuba de las emisoras Radio Martí y TV Martí pertenecientes al gobierno estadounidense, ascendentes a unos 30 millones de dólares anuales".

Tampoco se incluyen "fondos presupuestarios, presumiblemente cuantiosos, destinados secretamente a los programas y actividades de la comunidad de inteligencia de EE.UU. que derivan de la política anticubana de Washington, ni los fondos discrecionales que el poder ejecutivo pudiera utilizar, también en secreto, para esos mismos fines", añadió.

Según la cancillería cubana, "la sumatoria de todos esos fondos daría la medida real de los esfuerzos que aún hace el gobierno de EE.UU. para apuntalar una política fracasada, a costa del bolsillo del contribuyente".

El documento de la GAO explica que desde 2008, es decir fundamentalmente bajo Obama, "la USAID y el Departamento de Estado han concentrado el otorgamiento de los fondos para los programas subversivos contra Cuba hacia organizaciones con presencia mundial o en América Latina, con el objetivo de evitar la corrupción que durante años los caracterizó", dijo la cancillería.