•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • EFE

A falta de un mes para los comicios presidenciales en Venezuela, el opositor Henrique Capriles reclamó ayer debatir con el mandatario encargado y candidato oficialista, Nicolás Maduro, tras cumplir la condición que este le puso de excusarse con la familia del fallecido gobernante Hugo Chávez.

A escasas cuatro semanas de que los venezolanos elijan al sucesor del hombre que gobernó los últimos 14 años el país, Maduro ha encabezado como jefe de Gobierno una serie de actos públicos en los que se presenta como “hijo” de Chávez, mientras Capriles lo ha retado a discutir temas como la inseguridad y el empleo, entre otros.

Para ello, Capriles se excusó ayer con la familia de Chávez, condición que le puso Maduro para aceptar un debate con vistas a los comicios del 14 de abril, después de que el líder opositor pusiera en duda el día de la muerte del gobernante.”Quién sabe cuándo murió el presidente Chávez”, se preguntó Capriles el pasado 10 de marzo, al formalizar que aceptaba presentarse como candidato de la oposición en los comicios de abril.

Ante el pedido de Maduro, Capriles declaró a la emisora privada Unión Radio: “Si alguna palabra mía ofendió al presidente valga mi excusa pública”, aunque subrayó que “jamás” había ofendido a Chávez ni a su familia, “a pesar de todos los insultos y descalificaciones” que dijo haber recibido.

Sobre el debate afirmó que le gustaría discutir con Maduro, al que definió como “una mala imitación” de Chávez, sobre “el modelo de los Castro” en Cuba y sobre una variedad de problemas que afectan a Venezuela, entre los cuales destacó la inseguridad.

“Vamos a debatir, Nicolás y Capriles, de inseguridad, de economía, de agua, aseo urbano, de empleo, de expropiaciones”, añadió.

Maduro había asegurado que aceptaría debatir con Capriles si el opositor pedía perdón públicamente a la familia del gobernante Chávez.

En sus apariciones de ayer, entre ellas para entregar un conjunto de viviendas a varias familias en una zona del litoral central venezolano, adonde el presidente encargado llegó manejando un autobús para recordar su pasado como chofer de transporte público, Maduro no aludió al tema.

“Este autobús tiene un conductor, que es Chávez, y tiene un rumbo, el socialismo”, exclamó Maduro, de 50 años, quien trabajó en el transporte público estatal del Metro de Caracas antes de asumir una década después diversos cargos en el Legislativo y luego en el Ejecutivo de Chávez.

Luego, al hablar desde una tarima ante varios de los asistentes, juró lealtad a Chávez y coreó consignas como “Chávez por siempre, Maduro presidente” o “Con Chávez y Maduro, el pueblo está seguro” que él mismo remató luego con un: “te lo juramos comandante”.

Nuevo programa televisivo

Maduro, candidato del oficialismo a la Presidencia, inauguró ayer un nuevo programa de televisión denominado Diálogo Bolivariano, para emular al fallecido Hugo Chávez, que fue probablemente el gobernante más mediático de América Latina.

Lo que “estamos hoy aquí empezando a implementar es cumpliendo la orden de nuestro comandante presidente (Chávez)”, indicó Maduro, quien aspira a ser elegido presidente el 14 de abril, en unos comicios en los que tendrá como principal rival al opositor Henrique Capriles.

“Diálogo Bolivariano, hoy lo estrenamos aquí como fórmula de Gobierno popular de diálogo, de construcción, para todos los venezolanos”, señaló Maduro.