elnuevodiario.com.ni
  •   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Cámara de Delegados de Maryland aprobó hoy por 82 votos a favor frente a 56 en contra prohibir la pena de muerte en el estado, y se queda a un solo paso de ser ratificada por el gobernador demócrata Martin O'Malley, quien ya ha afirmado su intención de firmarla.

De este modo, Maryland se convertiría en el estado número 18 de EE.UU. que suprime la pena de muerte, y el sexto que lo hace en los últimos seis años.

Hace dos semanas, el Senado en una votación más reñida, dio luz verde a la eliminación de la pena capital en este estado.

Esta prohibición supone un espaldarazo para el gobernador O'Malley, quien había hecho de la medida uno de los pilares de su agenda política.

"Gobernar es escoger, y en un momento en el que comprendemos cuáles son las cosas que funcionan realmente para reducir los crímenes violentos, y sabemos cómo pueden salvarse vidas, tenemos una responsabilidad moral para hacer más por salvar estas vidas", afirmó O'Malley en una rueda de prensa en Annapolis, capital de Maryland (este de EEUU).

En Maryland, donde apenas hay cinco presos en el corredor de la muerte, no se ha ejecutado a un reo desde 2005.

De aprobarse la propuesta finalmente, estos cinco presos verían conmutada su sentencia de muerte por la cadena perpetua.

No obstante, la medida podría no ser aún definitiva, ya que según una norma estatal podría exigirse mediante iniciativa ciudadana que sea sometida a referendo popular, lo que tendría lugar en las elecciones legislativas de 2014.

El resultado de este hipotético referendo popular es más incierto.

Una reciente encuesta del diario Baltimore Sun reveló que el 48 % de los ciudadanos está a favor de la pena capital frente al 42 % que se opone.



Las ejecuciones han caído notablemente en los últimos años en Estados Unidos, y en 2012 fueron aplicadas en 43 casos en todo el país, especialmente en los estados sureños, con Texas a la cabeza, según las estadísticas del Death Penalty Information Center.

En los últimos cinco años, Nueva Jersey, Nuevo México, Nueva York, Connecticut e Illinois han suprimido la pena capital.