•   Kensington, California, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Esperó décadas hasta que Wikileaks reveló al público miles de documentos confidenciales. Hoy, Daniel Ellsberg, el hombre que estuvo en el origen de la fuga de los "Papeles del Pentágono", considera a Bradley Manning como "un héroe".

El topo de WikiLeaks, acusado de haber filtrado miles de comunicaciones diplomáticas y documentos confidenciales estadounidenses, es un paladín de la verdad y no debería ser jamás considerado como un traidor a su país, dice de Manning este octogenario exanalista militar en una entrevista con la AFP.

"Me identifico fácilmente con aquellos que denuncian los secretos", esos famosos "whistleblowers", explica Ellsberg. "Pero me identifico más con Bradley que con los demás. Se merece ser considerado un héroe. En todo caso, para mí lo es", dijo.

Desde su casa en Kensington, en la bahía de San Francisco (California, oeste), Ellsberg manifiesta su deseo de que el soldado Manning, detenido desde hace tres años, sea premiado con el Nobel de la Paz.

La historia del joven analista de inteligencia en Irak tiene puntos de contacto con la suya. En 1971, Ellsberg estuvo en el origen de la fuga de 7.000 páginas de documentos clasificados, los famosos "Papeles del Pentágono".

Este informe secreto, oficialmente llamado "Relaciones Estados Unidos-Vietnam 1945-1967, un estudio preparado para el Ministerio de Defensa", narraba la historia de la política norteamericana hacia Vietnam desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.

Los documentos, publicados por una quincena de medios, dejaban traslucir la sucesión de mentiras que los gobiernos en Washington habían infligido a su propio pueblo acerca del grado de intervención de Estados Unidos en el conflicto vietnamita.

Fotocopiadora versus clave USB

La fuga de documentos orquestada por Manning fue la más importante que haya tenido lugar en el mundo después de los "Papeles del Pentágono". Según Ellsberg, "se necesitaría este tipo de revelaciones con frecuencia".

"Yo no podría haberlo hecho sin ayuda de una fotocopiadora. Manning no hubiera podido hacer lo que hizo sin una clave USB", pero la voluntad de informar al público sobre lo que el gobierno pretende ocultarle es la misma, tecnología aparte, dice.

Daniel Ellsberg saluda igualmente el papel jugado por el fundador de WikiLeaks, Julian Assange. El ex hacker australiano operaba "en terreno desconocido, estaba solo, y fue el primero en facilitar las fugas a través de gente como yo o Manning", al brindarle al soldado herramientas informáticas para publicar los documentos y garantizarle el anonimato.

Las críticas contra WikiLeaks, acusado de haber puesto vidas en peligro con sus revelaciones, son rápidamente descartadas por Ellsberg. "Estas acusaciones son formuladas por gente que tiene paradójicamente manchadas sus manos de sangre de civiles inocentes en Irak, en Afganistán, en Somalia, en Yemen y en todas partes", señaló el activista.

El juicio a Bradley Manning debe iniciarse en junio, y el joven corre riesgo de ser condenado a cadena perpetua por "colusión con el enemigo".

Daniel Ellsberg espera que los cargos sean abandonados, por las mismas razones que llevaron a que él no fuera juzgado: las faltas del gobierno "que chocan con la noción de justicia".

Ellsberg denuncia haber sido objeto, bajo la administración de Richard Nixon, de escuchas ilegales, de robos (el consultorio de su médico fue saqueado) e incluso de intentos de "neutralizarlo por completo". Esos hechos los compara con los padecimientos de Manning en prisión: el soldado fue aislado durante largos meses y privado en ocasiones de sus ropas y del sueño.

Para Daniel Ellsberg, que en una oportunidad fue expulsado de la sala del tribunal cuando intentó conversar con Manning durante un alto en una audiencia, el gobierno estadounidense "está en guerra".

"Está en guerra contra el conocimiento de la verdad, especialmente de las verdades sobre sus crímenes, sus mentiras, sobre la guerra". En este marco, insiste, se necesitan más Bradley Manning.