•   Chipre  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Chipre evitó la bancarrota gracias a un plan de rescate aprobado en el último minuto, pero sus dos principales bancos pagarán un precio muy alto, así como el euro, que este lunes registró su nivel más bajo desde hace cuatro meses.

Los bancos del país, cerrados desde el 16 de marzo, reabrirán el martes, salvo el Laiki Bank y el Bank of Cyprus, que sufrirán el impacto de un acuerdo cerrado el domingo en Bruselas.

Nicosia va a restringir los movimientos de capitales, para evitar su fuga.

Este acuerdo prevé “decisiones dolorosas para salvar al país de la quiebra”, declaró el presidente chipriota, Nicos Anastasiadis, que prometió que el país “se levantará nuevamente”, durante un discurso televisado.

Nicosia deberá pagar un elevado precio por el rescate, que prevé el cierre y liquidación del Laiki Bank, el segundo en importancia del país, que se dividirá en un ‘banco malo’ (entidad residual destinada a desaparecer progresivamente) y un ‘banco bueno’, donde se agruparán los depósitos inferiores a 100,000 euros, que se benefician de una garantía pública en la Unión Europea, UE.

Esta medida tendrá por efecto reducir considerablemente el tamaño del sector bancario chipriota, considerado sobredimensionado en relación con la economía de la isla, ya que representa ocho veces su Producto Interior Bruto.

El primer banco del país, el Bank of Cyprus, incorporará a plazos los depósitos garantizados del Laiki Bank. También se hará cargo de las deudas de esta entidad con el Banco Central Europeo, que ascienden a 9,000 millones de euros.

Pero los depositantes del Bank of Cyprus cuyas cuentas superen los 100,000 euros también sufrirán una fuerte amputación de un 30% de sus haberes, anunció el portavoz del gobierno chipriota Christos Stylianidis.