•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • AFP y EFE

Sin el carisma que protegió a Hugo Chávez de las fallas de su gestión, el presidente interino Nicolás Maduro debió encarar el problema de inseguridad en Venezuela, prometiendo devolver la paz si gana las presidenciales del 14 de abril, pese a que el aumento de los homicidios ha seguido imparable en 14 años de chavismo.

Desde que inscribió su candidatura electoral el 11 de marzo, Maduro ha planteado “liberar” a Venezuela de la “violencia, criminalidad y los delitos”, que considera herencias del capitalismo --al igual que lo hacía Chávez--, y convertirse en el “presidente de la seguridad y la paz”.

“El 15 de abril, ya ratificado (como presidente) por este pueblo, yo asumo este tema de la vida, del combate a la criminalidad como el tema principal, central, focalizado de todo lo que hagamos”, prometió este lunes al proponer crear un plan de trabajo para los 79 municipios con mayor nivel de criminalidad.

Maduro abordó frontalmente un problema que el fallecido mandatario rara vez mencionó en momentos electorales, y uno de los que más le costó combatir.

El gobierno admitió este mes que en 2012 los homicidios en un país con cerca de 29 millones de habitantes subieron a 16,000, casi un 14% más que el año anterior, lo que a su vez elevó la tasa de 48 a 54 asesinatos por cada 100,000 habitantes, un récord en Sudamérica.

Según el Observatorio Venezolano de la Violencia, OVV, en 1998, cuando Chávez ganó por primera vez las elecciones, se registraron 4,500 asesinatos.

El politólogo Ángel Álvarez consideró que Maduro, presidente interino tras la muerte de Chávez el 5 de marzo, “está obligado” a afrontar la inseguridad, porque no tiene el “enorme carisma” que al fallecido mandatario “le permitió mantener una alta popularidad durante todo su mandato”, pese a que un 80% de los venezolanos considera la violencia el principal problema del país.

 

Subasta

El Gobierno de Venezuela convocó para hoy la primera subasta de US$200 millones dentro del nuevo Sistema Complementario de Administración de Divisas, Sicad, que facilitará a las empresas las compras en el exterior.

El Ministerio de Planificación y Finanzas divulgó ayer la primera convocatoria de subasta de divisas, y detalló el procedimiento a seguir para las empresas que tendrán como monto mínimo de negociación US$30,000 y no podrán exceder el 1 % del total subastado.

El Gobierno venezolano detalló el pasado 19 de marzo el funcionamiento del Sicad, que prevé la subasta de divisas a empresas autorizadas para operaciones de importación con pago final directo a proveedores por parte del Banco Central de Venezuela.