•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EL PAIS

La patronal y los trabajadores esperan como agua de mayo que el Congreso de Estados Unidos apruebe la ley de reforma migratoria. De no hacerlo en el corto plazo, la agricultura en California se vería abocada a una profunda crisis, dada la falta de mano de obra que en estos momentos padece.

Según Casimiro López, director regional del sindicato United Farm Workers (UFW, Unión de Trabajadores del Campo), “el paso fronterizo de inmigrantes ha disminuido, debido a la extrema vigilancia en la frontera entre México y Estados Unidos. Ello está impactando de lleno en la agricultura de California”. El flujo neto de inmigrantes entre ambos países es por primera vez cero, según un informe publicado en 2011 por el Centro Pew Hispanic.

“Los rancheros no alcanzan a levantar las cosechas. Se están echando a perder fresas, uvas y vegetales, y hay muchos problemas para cosechar a tiempo. Las trabas que se están poniendo a la mano de obra indocumentada están ocasionando un perjuicio tremendo a la agricultura de California y de otros Estados”, explica el director de UFW.

Más de un millón de trabajadores

California es el primer Estado de la nación en cuanto a producción agrícola, y el que emplea un mayor número de trabajadores, más de un millón durante las épocas de mayor actividad. En el sector agrícola de Estados Unidos trabajan cerca de un millón y medio de trabajadores indocumentados, lo que sitúa al campo a la cabeza del sector productivo con mayor número de trabajadores sin papeles.

El secretario de la Unión de Campesinos, Sergio Guzmán, cifra en un 80% el número de indocumentados que laboran en el campo.

 

Legalizar a temporales

Casimiro Álvarez, de la Unión de Campesinos, señala: “Nosotros no queremos trabajadores temporales, sino que se legalice a los que ya están. Hay suficiente mano de obra para sacar adelante las cosechas, sin necesidad a recurrir a los de fuera”.

En la costa central de California, en jornadas de 12 horas bajo el sol, los trabajadores que recolectan lechugas, apio, uvas y fresas, devengan un salario que oscila entre US$8 y US$10 la hora.