elnuevodiario.com.ni
  •   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La ministra del Sistema Penitenciario, Iris Varela, indicó hoy que el Gobierno se incautó de 900 armas en más de un centenar de requisas en recintos carcelarios del país durante su gestión, que comenzó en julio de 2011.

"Son alrededor de 900 las armas halladas en 104 requisas" en los penales y "varios los detenidos", entre ellos militares y policías que colaboran con "mafias que cada vez operan con menor incidencia" en las cárceles, dijo Varela en presencia de los ministros de Defensa, almirante Diego Morelo, e Interior, general Néstor Reverol.

Varela dio el dato en un acto en el que se destruyeron 679 de esas armas junto a otro armamento aprehendido en otros hechos delictivos.

El resto de las armas halladas a los presos, entre ellas dos fusiles de la Fuerza Aérea, robadas a un centinela en un asalto, fueron devueltas o forman parte de evidencias en procesos penales en marcha, explicó la ministra.

El ministro Defensa destacó a su vez que entre 2003 y 2012 se han destruido 300.114 armas incautadas en diversos hechos delictivos, más 5.859 inutilizadas hoy.

"En junio próximo se destruirán otras 16.000 armas más que han sido decomisadas y que en una primera fase son parcialmente inutilizadas" para evitar su eventual uso, destacó Morelo.

El ministro del Interior detalló a su vez que en lo que va del año se han inutilizado parcialmente 1.501 armas.

"Vamos hacia una Venezuela libre de armas, hacia la paz, y por ello seguimos convocando al país" para que sus ciudadanos renuncien voluntariamente a su uso y para ello "estamos preparando un canje voluntario" cuyos detalles serán explicados próximamente, sostuvo.

Venezuela sufre una crisis carcelaria crónica con constantes motines y una situación de descontrol en algunas de la penitenciarías del país según ha reconocido el propio Gobierno.

Cifras del Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) indican que al menos 591 reos murieron y otros 1.132 resultaron heridos en 2012 a raíz de la violencia en las cárceles, lo que supuso un aumento del 5,53 % en la cifra de víctimas mortales.