elnuevodiario.com.ni
  •   Bruselas, Bélgica  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La Unión Europea (UE) examina la posibilidad de endurecer las sanciones contra Corea del Norte si Pyongang continúa avivando la tensión en la región mediante disparos de misiles o ensayos nucleares, indicó este martes un responsable europeo.

"Seguimos con mucha preocupación la evolución de la situación que es extremadamente volátil", declaró.

De todas maneras, el responsable cree que "no hay un conflicto inminente".

"La situación de momento está controlada", añadió. Así es que ninguno de los siete países de la UE con embajada en Corea del Norte (Alemania, Reino Unido, Bulgaria, Suecia, Rumania, República Checa y Polonia) prevé retirar a su personal de allí, de momento.

Corea del Norte volvió a proferir este martes la amenaza de una "guerra termonuclear" en la península coreana y aconsejó a los extranjeros que viven en Corea del Sur que consideren evacuar el país, advirtiéndoles que corren un riesgo personal en caso que estalle un conflicto.

"Estamos analizando la posibilidad con otros estados miembros de reforzar las sanciones", admitió, aunque no precisó de qué tipo de medidas se trata. De todas maneras, la respuesta debe ser consensuada.

La UE ha demostrado que "reacciona" ante las provocaciones de Pyongyang, recordó. La UE reforzó las sanciones contra Corea del Norte el 18 de febrero, tras un ensayo nuclear por parte de Pyongang.

Los europeos prohibieron la exportación e importación de "componentes esenciales para misiles balísticos" o la instalación de bancos europeos en Corea del Norte.

Asimismo, extendieron a 26 personas y 33 entidades quedaron incluidos en una lista negra. Eso implica que no podrán viajar a un país comunitario y sus haberes quedaron automáticamente congelados.

Corea del Norte, que desplegó recientemente dos misiles de medio alcance en sus costas, advirtió el viernes pasado que a partir del 10 de abril ya no podrá garantizar la seguridad de las misiones diplomáticas en la capital Pyongyang, alimentando los temores de un tiro de misil o de un ensayo nuclear inminente.

Sin embargo, ningún país con representación en Pyongyang ha considerado necesario evacuar su personal. Algunas capitales estiman incluso que se trata únicamente de una nueva maniobra de Pyongyang para aumentar la presión.

Desde hace varias semanas Corea del Norte lanza amenazas de guerra nuclear como respuesta a las sanciones de la ONU por un nuevo ensayo nuclear del país a principios de febrero y por las maniobras que Estados Unidos y Corea del Sur están llevando a cabo en la península.