elnuevodiario.com.ni
  •   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El ministro salvadoreño de Justicia, David Munguía, destacó hoy la mejora de la seguridad en El Salvador un año después de la tregua con las pandillas que ha permitido reducir casi en 3.000 los homicidios en este periodo.

"Es importante que 3.000 hogares, madres salvadoreñas, no lloraron la muerte de su hijo", dijo Munguía en el consejo permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Munguía expuso los resultados de la labor del Comité Técnico de Coordinación del Proceso de Reducción de la Violencia en El Salvador, tras la "tregua" entre las dos principales pandillas salvadoreñas, MS-13 y Barrio 18, que comenzó en marzo de 2012.

"Hemos encontrado una solución para disminuir la violencia, que es poco ortodoxa pero que nos está dando muy buenos resultados", afirmó el ministro al exponer que de tener 14 homicidios al día en 2011 se ha pasado a 5 al día.

Con estas cifras el ministro señaló que "todavía tenemos un gran reto por delante pero hemos iniciado un camino que representa una luz y una esperanza al final del túnel".

El ministro señaló el reto que fue fraguar este plan ya que "el Gobierno salvadoreño no tiene como política sentarse a discutir con delincuentes y terroristas".

Por eso "abrimos el espacio para que la sociedad civil y la Iglesia católica realizaran este trabajo" y se reunieran con los líderes de las pandillas para detener la guerra entre las pandillas.

El ministro agradeció el apoyo de la OEA en este proceso del que "algunos dijeron que iba a durar una semana" pero del que ya hace más de un año y ha permitido además recuperar casi medio millar de armas "que están fuera de las calles y no están asesinando a salvadoreños".

"Hemos seguido caminando, ya nos somos el segundo país más violento del mundo, somos el 43", afirmó el ministro que señaló que en la actualidad hay ahora ciudades en Estados Unidos como Nueva Orleans o Detroit que son más violentas que San Salvador.

Munguía quiso dejar claro el compromiso de su Gobierno de continuar con este proceso que ha llegado a una segunda fase con programas en los municipios "libres de violencia" para dar oportunidades a los jóvenes.

El ministro hizo un llamamiento a la comunidad internacional para participar con fondos o recursos en este proyecto en contra de la violencia que está dando resultados "que nos ayuden a sostener este proyecto para tender un puente a esto jóvenes".

Munguía reconoció que la tasa de paro en el país es alta y "muchos jóvenes ingresan en las pandillas porque no encuentran otra salida".

"Ahora en el marco de este nuevo ámbito de seguridad y tregua de pandillas los planes sociales del gobierno que antes no podían llegar porque las pandillas no lo permitía, están llegando por eso es tan importante la cooperación internacional".

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, destacó los "resultados específicos" de este proceso y también hizo un llamamiento a los países para que contribuyan al mantenimiento de la paz en El Salvador.

Insulza subrayó la necesidad de "descongestionar las cárceles", de separar a los presos que no tengan delito de sangre del resto, y de ayudar a los jóvenes que abandonen las maras a buscar un empleo digno.

"Aunque sea brutal decirlo, ellos al abandonar la violencia están abandonando su trabajo y hay que ofrecerles oportunidades", señaló el secretario general que destacó el "gran esfuerzo" del Gobierno de El Salvador que ha "abierto el camino" para otros países como Guatemala y Honduras que también sufren el problema de las pandillas.