•   Sidney  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La espía norcoreana que atentó contra un avión surcoreano y mató a 115 personas en 1987, dijo a la televisión australiana que el líder Kim Jong-un se está haciendo el duro.

Kim Hyun-hee opinó en una entrevista emitida el miércoles por la cadena de televisión ABC, que el líder supremo de Corea del Norte interpreta el papel de hombre fuerte, de cara a su audiencia nacional.

“Kim Jong-un es demasiado joven e inexperto. Está luchando para conseguir el control completo sobre los militares y ganar su lealtad”, manifestó “Mayumi”, el nombre japonés que llevaba en el pasaporte falso que utilizaba cuando colocó el explosivo en el vuelo 858 de Korean Air que iba a recorrer la ruta Bagdad-Seúl.

“Esta es la razón de sus frecuentas visitas a cuarteles, para reafirmar sus apoyos”, añadió la norcoreana.

Además de la actualidad, Kim, quien vive vigilada en Corea del Sur, donde fue condenada a muerte y luego perdonada al considerar que le habían lavado el cerebro.

“En Corea del Norte me enseñaron que nuestro líder, Kim Il-sung, era un dios. Nos enseñaron a ponerlo por delante de nuestros padres. Nos enseñaron a decir: Gracias, gran líder. Y si te equivocabas, aunque fuese un poco, acababas en un ‘gulag’”, son algunas de las cosas que aún recuerda Kim.

“Corea del Norte no es un Estado, es un culto”, resumió la espía, quien descubrió las mentiras que le habían inculcado, cuando llegó a Corea del Sur y pudo comparar.