•   Jerusalén  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Una ONG acusó el jueves a los servicios médicos de las cárceles israelíes de violar los derechos de los detenidos tanto israelíes como palestinos por lo que pidió que la responsabilidad de su salud recaiga en el ministerio competente.

Los miembros de la organización Médicos para los Derechos Humanos-Israel (MDH) quieren que la salud de los detenidos prime sobre las "condiciones de seguridad", por eso piden el traslado del Servicio de Cárceles Israelíes (SPI) al ministerio de Salud.

"Las violaciones de la ética médica y los derechos humanos del SPI (...) ponen en peligro la vida de los presos y de los detenidos en huelga de hambre", escribe MDH en un informe.

La organización menciona el hecho de que se "impida a médicos independientes examinar" el estado de salud de los huelguistas de hambre o "se bloquee el traslado de prisioneros en huelga de hambre a hospitales civiles".

El servicio médico en las cárceles israelíes "actúa según consideraciones políticas y de seguridad más que por consideraciones médicas", recuerda MDH.

El deterioro del estado de salud de varios prisioneros en huelga de hambre ha llevado a miles de detenidos a hacer lo mismo en señal de solidaridad, mientras que en la calle se han registrado manifestaciones.