•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Gobierno de China se siente “frustrado” ante la retórica bélica de su aliado Corea del Norte, pero prefiere que el régimen de Pyongyang se mantenga en el poder como “Estado tapón” en su frontera, afirmó el jueves el jefe de la inteligencia estadounidense, James Clapper.

“China tiene un nuevo liderazgo y la información que tenemos es que en China están cada vez más frustrados con el comportamiento y retórica beligerante de (el líder norcoreano) Kim Jong-un”, dijo Clapper ante el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes.

Impredecible líder, un enigma

La audiencia mostró que Kim sigue siendo un enigma incluso para los servicios de espionaje estadounidenses y que su comportamiento parece más impredecible que el de su padre, Kim Jong-il, fallecido en 2011.

“No se puede saber cómo va a actuar, porque es impetuoso”, reconoció Clapper. “Pienso que su principal objetivo es el de consolidar y afirmar su poder”, añadió, en referencia a sus repetidas amenazas de atacar Corea del Sur y Estados Unidos.

El Gobierno de China es el único que parece tener influencia sobre Corea del Norte, pero se enfrenta a un “dilema”, según Clapper.

Pekín no quiere tomar ninguna decisión que pudiera provocar el colapso del régimen de Pyongyang. El peor escenario para el Gobierno chino sería una reunificación de las dos Coreas, que dejara a Estados Unidos a las puertas de su territorio.

“Desde un punto de vista geopolítico, China es muy sensible a la idea de tener a Corea del Norte como amortiguador”, dijo el jefe del espionaje estadounidense.

Seúl y Washington han elevado su nivel de alerta ante la amenaza de que Pyongyang esté a punto de efectuar una o varias pruebas de lanzamiento de misiles, coincidiendo con el aniversario del nacimiento del fundador del país, el 15 de abril.

 

Condena del G-8

Los ministros de Relaciones Exteriores del G-8 condenaron enérgicamente ayer, en Londres, las actividades nucleares de Corea del Norte. “Si Corea del Norte lleva a cabo otro lanzamiento de misil o ensayo nuclear, nos comprometimos a adoptar más medidas importantes”, precisó el ministro británico William Hague, anfitrión de la reunión.

 

Obama llama a detener “actitud agresiva”

El Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, llamó el jueves a Corea del Norte a detener su “actitud agresiva”, en ocasión de un encuentro en la Casa Blanca con el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon.

“Nadie quiere ver un conflicto” con Corea del Norte, dijo Obama, quien sin embargo destacó que Estados Unidos está listo para tomar las medidas necesarias para protegerse.

“Estados Unidos dará todos los pasos necesarios para proteger a su pueblo y cumplir nuestras obligaciones en virtud de nuestras alianzas en la región”, sostuvo el presidente durante un breve discurso desde el Despacho Oval.

Por su parte, Ban dijo estar “profundamente preocupado (...) por las tensiones en curso en la península coreana” y llamó “a los países vecinos, incluyendo China, que podrían tener influencia sobre Corea del Norte, a ejercer su influencia para que la situación se resuelva de manera pacífica”.