•   Base Aérea De Manas, Kirguistán  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Altos responsables estadounidenses instaron a China el viernes para que use su influencia para detener las acciones “desestabilizadoras” de Corea del Norte, afirmando que los intereses regionales e internacionales estaban en juego

“A China le interesa mucho la estabilidad, y el empeño incesante de Corea del Norte de dotarse de un misil nuclear armado es enemigo de la estabilidad”, dijo un alto funcionario del gobierno estadounidense que viajaba a Seúl con el secretario de Estado, John Kerry.

Objetivo común Pekín-Washington

“Esto nos da, a nosotros y a los chinos, una poderosa meta común en pos de la desnuclearización”, agregó, pidiendo el anonimato.

“Parece bastante claro que están preparando al menos otro ensayo de misil”, declaró también en forma reservada otro alto funcionario del Departamento de Estado. Si la prueba se realiza mientras John Kerry está en la región, a Estados Unidos “no le quedaría más remedio que condenar”, dijo.

La gira por Asia de Kerry, que también lo llevará a Pekín y a Tokio, es “muy importante (...) para mostrar a nuestros aliados (...) que estamos listos. Que nuestras alianzas cuentan, que las vamos a defender”, añadió.

El avión de Kerry, que hizo escala en Kirguistán para abastecerse de combustible, llegará la noche del viernes a Seúl, donde el secretario de Estado se reunirá con la nuevo presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye, y con el canciller YunByung-se.

Kerry se dirigirá luego, el sábado, a Pekín, para reunirse con los dirigentes chinos, entre ellos el ministro de Relaciones Exteriores, Wang Yi, y el domingo se entrevistará con funcionarios japoneses en Tokio, antes de regresar a Washington.