elnuevodiario.com.ni
  •   Pekín  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La justicia china desestimó este viernes una demanda presentada por una mujer que denunció la privación de libertad a la que fue sometida tras ser enviada a un campo de trabajo por exigir penas severas contra siete hombre que la violaron y obligaron a su hija a prostituirse, según la agencia China Nueva.

El año pasado y sin que se celebrara un juicio, Tang Hui fue condenada a 18 meses de campo de trabajo por haber "perturbado gravemente el orden social y ejercido un impacto negativo sobre la sociedad" al protestar contra la clemencia de la que se habrían beneficiado los agresores de su hija.

En junio, dos de ellos, que secuestraron, violaron y obligaron a prostituirse a su hija en 2006, cuando esta tenía 11 años, fueron condenados a muerte, cuatro, a cadena perpetua y uno, a 15 años de cárcel.

Sin embargo, Tang pidió penas más elevadas. Dos meses más tarde, fue detenida y liberada al cabo de ocho días en los que su arresto provocó protestas y movilización en la red.

Como compensación por esta privación de libertad, Tang demandó a la administración ante el tribunal de Yongzhou, en la provincia de Hunan (centro-sur) y solicitó 1,436 yuanes (178 euros) en concepto de daños y perjuicios, precisó la agencia oficial china.

Este caso coincide con la publicación hace unos días por la revista china Lens de una información en la que da cuenta de las torturas sufridas por mujeres en el campo de Masanjia, cerca de Shenyang (nordeste).

Según un informe de la ONU de 2009, unos 190.000 chinos se encontraban detenidos en régimen de reeducación por el trabajo, es decir, tres veces más que la cifra oficial de 60,000.