•   Moscú  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Rusia aseguró ayer que no apoyará un nuevo Proyecto de Resolución sobre Siria, que será sometido en un futuro próximo a votación en la Asamblea General de la ONU. Moscú ha dejado claro que su objetivo es frenar la violencia en un país que es su último aliado en Oriente Medio.

“El documento, al igual que las dos anteriores Resoluciones de la Asamblea General de la ONU, tiene un carácter preconcebido”.

“Toda la responsabilidad por los trágicos sucesos en Siria se atribuye al Gobierno de este país”, reza el comunicado del Ministerio ruso de Asuntos Exteriores, publicado en su página web.

Todo ello, según la Cancillería, pese a “los hechos obvios (...) confirmados por los organismos internacionales competentes” que demuestran “acciones ilegales y terroristas de agrupaciones paramilitares de la oposición”.

Moscú dejó claro que “votará en contra” del proyecto que pone toda la responsabilidad de lo que ocurre en el régimen sirio de Bachar al Asad.

Diálogo y negociación

Rusia, junto a China --ambos no han dejado de vetar las Resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Siria--, mantiene que el conflicto sirio debe ser resuelto mediante el diálogo y la negociación de Al Asad con los opositores.

Entre ellos la Coalición Nacional Siria, considerada ya por algunos países, entre esos los que integran la Liga Árabe, como el único interlocutor de Damasco.

El Kremlin ha reiterado que no apoya ni a Al Asad ni a los rebeldes.

 

Supuesto ataque de gas

Tres personas murieron ayer y otras dieciséis resultaron heridas por un supuesto ataque de gases lanzado por las fuerzas del régimen sirio en la ciudad septentrional de Alepo, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Este grupo aseguró que un helicóptero lanzó dos pequeñas bombas contra una vivienda en el barrio de Al Sheij Maqsud, lo que causó la muerte de dos niños y una mujer. Estados Unidos, al igual que el Reino Unido, ha advertido que el uso de armas químicas en Siria sería la “línea roja” que justificaría una intervención.