•   El Cairo  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Más de una decena de personas murieron ayer en el pueblo de Hadad, en la provincia de Hasaka, en el noreste de Siria, en bombardeos de la aviación del régimen, denunciaron activistas sirios.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos apuntó que al menos dieciséis personas, entre ellas tres menores y dos mujeres, perecieron por los ataques aéreos, mientras que los Comités de Coordinación Local situaron la cifra de víctimas mortales en doce.

Según este último grupo, los fallecidos son civiles que intentaban huir de Hadad.

El Observatorio precisó que esta localidad es de mayoría kurda y se ubica a 20 kilómetros de Al Qahtaniya, en la frontera con Turquía.

En su último informe sobre Siria, el grupo Human Rights Watch, denunció la semana pasada que las fuerzas aéreas del régimen llevan a cabo de forma repetida ataques indiscriminados, y en algunos casos deliberados, contra la población civil.