elnuevodiario.com.ni
  •   Buenos Aires, Argentina  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Las oficinas de una financiera y las viviendas de dos financistas en Buenos Aires fueron allanadas en la noche de este jueves en el marco de una causa abierta por presunto lavado de dinero que involucra a un empresario cercano a la presidenta argentina Cristina Kirchner, informó una fuente judicial.

El allanamiento fue ordenado por el juez Sebastián Casanello, quien quedó ayer jueves a cargo de la investigación por supuesta asociación ilícita dedicada al lavado de dinero y a la fuga de capitales.

La causa se abrió a raíz de la información divulgada el domingo en el programa de televisión "Periodismo para todos" conducido por el periodista Jorge Lanata.

El juez ordenó el allanamiento de las oficinas en el exclusivo barrio de Puerto Madero de Buenos Aires de la financiera que estuvo vinculada al financista Federico Elaskar, además de su domicilio particular y otro del empresario Leonardo Fariña, casado con una conocida modelo.

Elaskar, en una entevista, y Fariña en dos cámaras ocultas, relataron la supuesta maniobra de lavado de dinero, involucraron al empresario Lázaro Báez y se autoinculparon aunque luego se desdijeron en un raid por los programas de la farándula.

Báez es dueño de varias empresas en la provincia patagónica de Santa Cruz (sur), el bastión político de la mandataria y de su fallecido esposo y expresidente, Néstor Kirchner (2003/2007) y se lo vincula con el poder.

Según el relato inicial de los testigos, Báez habría sacado del país unos 55 millones de euros a través de la financiera SGI, para lo cual se habrían creado medio centenar de empresas offshore.

El fiscal Ramiro González pidió al juez que indagara a Elaskar y Fariña, imputados en base a al menos ocho reportes de operaciones sospechosas de distintos bancos presentados ante la Unidad de Información Financiera (UIF) por un total de unos 20 millones de pesos (USD 3,8 millones), según la fuente judicial.

Por el momento, la fiscalía no incluyó en el requerimiento a Báez, pero la Administración federal de Ingresos Públicos (AFIP) anunció que investigará la situación impositiva de sus empresas.