elnuevodiario.com.ni
  •   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, dijo hoy en Washington que su país es más seguro que hace un año, apoyó el proceso para una reforma migratoria iniciado en EU y pidió a su homólogo, Barack Obama, mayor compromiso con la financiación de la seguridad en Centroamérica.

La "tregua" pactada por las dos principales pandillas salvadoreñas en marzo de 2012 no ha resuelto el problema de la delincuencia, pero sí ha creado "condiciones para un acuerdo nacional por la seguridad y el empleo", explicó Funes en una rueda de prensa en Washington, donde hoy culmina una visita oficial de dos días.

"Estoy convencido de que la tregua no se hubiera dado en gobiernos anteriores porque no hicieron de la política social una política de Estado", subrayó el mandatario.

Según cifras de las autoridades salvadoreñas, desde esa tregua los homicidios en el país han caído en un 50 %, a una tasa de unos 30 por cada 100,000 habitantes frente a los 67 de antes.

El Salvador ha pasado de ser el país con la segunda tasa más alta, solo por detrás de Honduras, al puesto número 42 en el ránking mundial, de acuerdo con Funes.

Por ello, el presidente cuestionó la alerta de viaje a El Salvador emitida en enero por el Gobierno estadounidense en la que advertía de que la tregua ha tenido "poco impacto" en robos, asaltos y otros delitos violentos, y la mayoría de los delitos quedan "sin resolver".

A juicio de Funes, "no hay razón" para que el país esté en esa lista de alertas del Departamento de Estado, dado que San Salvador, la capital, "es mucho más segura" que ciudades de EE.UU. como Baltimore.

"No tenemos una situación de un Estado fallido que ha sucumbido a las pandillas (...) Estamos enfrentando el problema", remarcó Funes.

Además, Funes comentó que las deportaciones de inmigrantes indocumentados desde EE.UU. es un aspecto "que contribuye" al fortalecimiento de las pandillas, que se nutren fundamentalmente de jóvenes y adolescentes pobres, y reiteró que los países centroamericanos llevan tiempo reclamando un cambio en esa política.

"El tema está pedido y está pendiente (...) No hemos encontrado una respuesta que nos satisfaga y las deportaciones se siguen dando", anotó Funes.

Por otro lado, el mandatario elogió la "iniciativa" de Obama para lograr una reforma migratoria en EE.UU. y celebró la presentación de un proyecto de ley ante el Senado al respecto, al afirmar que está "seguro" de que ese proceso "va a avanzar".

El Salvador "es uno de los países con más interés en esa reforma", puesto que una tercera parte de su población vive y trabaja en Estados Unidos, buena parte en situación irregular, como recordó Funes.

Con independencia del proceso de reforma migratoria, Funes adelantó que pedirá hoy al secretario de Estado de EU, John Kerry, en la reunión que mantendrán, una nueva prórroga del Estatus de Protección Temporal (TPS, por su sigla en inglés), que beneficia a 208,000 inmigrantes salvadoreños.