•   Moscú  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El padre de los hermanos Tsarnáev, Anzor Tsarnáev, aseguró ayer que sus hijos son inocentes del atentado perpetrado el lunes durante el maratón de Boston, del que son los principales sospechosos, ya que “no harían daño ni a una mosca”.

“Hablé por teléfono con ellos tras el atentado. Les pregunté: ¿Estáis bien, no habéis resultado heridos? Ellos me dijeron: No te preocupes, ni siquiera estábamos allí”, dijo el progenitor, citado por la agencia Interfax.

El padre de los sospechosos, que reside en Majachkalá, capital de la república norcaucasiana rusa de Daguestán, vecina de Chechenia, agregó: “No creo que mis hijos hicieran eso. No harían daño ni a una mosca”.

Anzor Tsarnáev destacó que Dzhojar quería ser estomatólogo, mientras el hermano mayor, Tamerlán, practicaba el boxeo y soñaba con formar parte de la selección estadounidense.

Horas antes, Tsarnáev afirmó que los servicios secretos estadounidenses tendieron una trampa a sus hijos por tratarse de “creyentes musulmanes”.

“Me enteré de lo ocurrido por la televisión. Mi opinión es que los servicios secretos se la han jugado a mis hijos porque son creyentes musulmanes”, dijo a Interfax.

El padre se preguntó: “¿Por qué mataron a Tamerlán? Tenían que haberlo apresado vivo”.

“El pequeño se ha escapado. Estudiaba en el segundo curso en la Facultad de Medicina en EE.UU. Le esperábamos para las vacaciones. Ahora, no sé lo que pasará. Insisto: los servicios secretos les han tendido una trampa a mis hijos”, comentó.

 

“Que den pruebas”

La tía de los dos jóvenes, Maret Tsarnaev, pidió desde Toronto, donde reside, pruebas de que sus dos sobrinos son responsables del ataque en el que murieron tres personas.

Maret Tsarnaev dijo a los medios de comunicación canadienses que creía que los servicios secretos han tendido una trampa a sus sobrinos. “Creo que es probable. Demasiados eventos han pasado en los que agencias gubernamentales hacen cosas. Si alguien me quiere convencer, que me enseñen las pruebas. Pruebas”, dijo Tsarnaev.