•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, encabezó este viernes su primer desfile militar, horas después de asumir su cargo y aseguró que será un “Comandante en Jefe” con el legado de su antecesor, el fallecido gobernante Hugo Chávez.

“Aquí tiene a un hombre del pueblo que será Comandante en Jefe de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana con los principios del Libertador Simón Bolívar, con el legado del comandante Hugo Chávez”, afirmó Maduro, al recibir los símbolos como Comandante en Jefe.

En el primer acto militar sin Chávez como máximo jefe de la Fuerza Armada, Maduro aludió al gobernante fallecido el pasado 5 de marzo a raíz de un cáncer y recordó que no ha había participado en “ningún desfile militar en los últimos 14 años sin tenerlo a él al frente”.

Prometió, asimismo, que no habrá “imperio” que pueda con la patria, ni burguesía que pueda con el pueblo.

Juran lealtad

Durante el acto, el Ministro de Defensa, Diego Molero, que saludó a Maduro con un “Chávez vive, la lucha sigue”, aseguró que las mujeres y hombres de la Fuerza Armada reconocen a Maduro como Presidente constitucional y Comandante en Jefe.

Aseguró que es “un acto de obediencia a la decisión del pueblo soberano” en los comicios del domingo pasado, en los que Maduro superó por 272,000 votos (1.8 puntos) al opositor Henrique Capriles, que ha exigido un recuento de la votación, que fue aceptado por el Poder Electoral.

En el desfile, que se desarrolló en el tradicional Paseo Los Próceres, que es parte de Fuerte Tiuna, el principal complejo militar del país, participaron militares y civiles.

Despliegue de armamento

Además de los soldados, vehículos militares y armamento mostrado, en el desfile se vio a trabajadores de la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa), que vestidos con sus uniformes rojos, color que identifica el chavismo, saludaron a Maduro, a los ciudadanos que se dieron cita en el lugar y al mando castrense.

La canción “Patria, patria”, que Chávez cantó el pasado 8 de diciembre antes de viajar a Cuba a someterse a una intervención de la que nunca se repuso, sonó en varias ocasiones.

A su vez, la tribuna principal, donde se encontraba, entre otros, el presidente cubano Raúl Castro, estaba coronada con varias vallas en las que sobresalían las imágenes de Bolívar, Chávez y Maduro.