elnuevodiario.com.ni
  •   Tegucigalpa  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La violencia ha golpeado de nuevo a Honduras, con el asesinato a tiros la noche del jueves del fiscal Orlan Chávez, miembro de la Unidad de Lavado de Activos de la Fiscalía de Lucha contra el Crimen Organizado, crimen que tiene conmocionado al país.

Chávez, el tercer fiscal asesinado en Honduras en menos de dos años, contribuyó como profesional a elaborar la Ley de Lavado de Activos.

Fiscales y otros compañeros de trabajo de Chávez en el Ministerio Público lloraban ayer en la institución la muerte de un profesional al que definieron como “un reconocido defensor de la ley”, “un hombre brillante” o “el fiscal de oro”.

El asesor del Ministerio Público, Rigoberto Espinal, dijo a periodistas que la muerte de Chávez es una pérdida muy grande para el país y recordó que sus mismos compañeros lo definieron desde hace varios como “el fiscal de oro”, por su alta valía como profesional.

El Gobierno que preside Porfirio Lobo condenó ayer “rotundamente el vil y cobarde asesinato” contra Chávez y anunció que la Policía “trabajará y dedicará los recursos necesarios para investigar diligentemente este lamentable hecho, con el fin de dar lo más pronto posible con el paradero de sus autores materiales e intelectuales”.

Chávez “deja un legado en lo que significa luchar contra el crimen organizado y el narcotráfico”, añadió la nota de la Casa Presidencial en Tegucigalpa.

El fiscal, quien llevaba unos 20 años trabajando en el Ministerio Público, fue asesinado por desconocidos que se conducían en motocicleta, en las cercanías del Estadio Nacional de Tegucigalpa.

Chávez se conducía sin seguridad, pese a la ola de violencia criminal que sufre el país centroamericano, con una veintena de muertes diarias, y donde en menos de dos años han sido asesinados tres fiscales del Ministerio Público.