•   París, Francia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Decenas de miles de opositores al proyecto de ley legalizando el matrimonio homosexual desfilaron el domingo en las calles de París, a dos días de un solemne voto en la Asamblea Nacional de esa ley que ha dividido y crispado a Francia y puesto a la policía en alerta.

Mientras, millares de partidarios de esa legislación que abrirá la vía al matrimonio gay y la adopción por parte de parejas homosexuales se congregaron en la plaza de la Bastilla, convocados por asociaciones de defensa de los homosexuales.

Uno de los primeros en llegar a la Bastilla fue el alcalde de París, Bertrand Delanoe, que ha denunciado el clima de homofobia que se ha desatado en Francia a raíz del proyecto de "la ley del matrimonio para todos", a la que se oponen los partidos de derecha y extrema de derecha y la jerarquía de la Iglesia católica francesa, que han galvanizado las protestas contra esa legislación.

A sólo unos kilómetros de la Bastilla y fuertemente custodiados por las fuerzas de seguridad, que temen desbordamientos, millares de detractores de esa ley partieron de la plaza Denfert Rochereau (sur de París), agitando banderas y lanzando consignas contra el presidente François Hollande, a quien acusan de "no escuchar a los franceses".

La policía calculó los participantes en esta protesta en unos 45.000, frente a los 70.000 de los orgaizadores. Las movilizaciones del domingo se desarrollan tras semanas de protestas, escraches y hasta agresiones contra homosexuales por parte de los opositores a la ley Taubira, llamada así por la ministra de justicia Christiane Taubira.

La ministra ha liderado en la asamblea legislativa la defensa de ese proyecto de ley que convertirá a Francia en el décimo cuarto país en el mundo que extiende a las parejas homosexuales los derechos del matrimonio.