elnuevodiario.com.ni
  •   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, designó este martes como encargado de negocios en Estados Unidos al diputado Calixto Ortega, para "incrementar el diálogo" con varios sectores de ese país, luego de que Washington desmintiera sanciones contra la nación sudamericana.

"He decidido nombrar al diputado Calixto Ortega como nuevo encargado de negocios en la embajada en Washington para que vaya a incrementar el diálogo con la sociedad estadounidense (...) con el Congreso, senadores", dijo Maduro durante una reunión con gobernadores transmitida por el canal oficial VTV. Ortega, diputado del Parlamento Latinoamericano y ex legislador de la Asamblea Nacional hasta 2010, reemplazará a Angelo Rivero, quien se desempeñó en el cargo desde 2008.

"Gracias Presidente NicolasMaduro por la confianza depositada para asumir este nuevo reto. #RevoluciónEnLaRevolución", expresó Ortega, de profesión abogado, en su cuenta de Twitter.

Caracas y Washington carecen de embajadores desde 2010 y mantuvieron tirantes relaciones diplomáticas durante todo el gobierno del fallecido mandatario Hugo Chávez, que estuvo en el poder 14 años y al cual sucedió Maduro tras vencer en las elecciones presidenciales del 14 de abril. Maduro hizo el anuncio luego de que un portavoz del Departamento de Estado, Patrick Ventrell, negara que Estados Unidos esté estudiando sanciones contra Venezuela tras las elecciones del 14 de abril, cuyos resultados Washington sigue sin reconocer.

"No estoy al tanto de ninguna gestión particular en términos de sanciones contra Venezuela en este momento", afirmó en rueda de prensa Ventrell.

El canciller venezolano, Elías Jaua, amenazó el lunes con represalias "en el orden comercial, energético, económico y político" contra Estados Unidos, luego de que la encargada para América Latina del Departamento de Estado, Roberta Jacobson, insistiera en la necesidad de un recuento de votos en las elecciones, pedido por el líder opositor venezolano Henrique Capriles, que perdió ante Maduro por un estrecho margen de 1,8 puntos.

Consultada sobre la aplicación de eventuales sanciones a Venezuela en caso de que no hubiera un recuento de los votos, Jacobson, que instó a la revisión de los resultados, señaló: "No podemos decir si vamos a implementar sanciones o no vamos a implementar sanciones". Pero Ventrell aclaró que "el lado venezolano pudo haber visto eso y estimó que nosotros estamos considerando algo, y yo estoy diciendo que eso es algo que no estamos contemplando en este momento".

Maduro consideró "inaceptables" y "una amenaza velada" las declaraciones de Jacobson, que también pidió durante la campaña electoral venezolana unas elecciones "abiertas, justas y transparentes", causando el contundente rechazo del gobierno venezolano, que denunció la "injerencia" de ese país en asuntos internos.

"Aquí no hay nadie en el mundo que pueda atemorizarnos, darnos pauta, marcarnos la agenda política", advirtió este martes el presidente, agregando que su gobierno aspira "algún día a tener relaciones de respeto" y un "dialogo entre iguales" con Estados Unidos. Maduro expresó que su país "toma nota positiva" de la "importante aclaratoria" de Ventrell.

"Si la declaración del portavoz del Departamento de Estado puede ser tomada como una posición oficial de Estados Unidos, nosotros tomamos nota positiva de esa declaración", expresó.

El nombramiento de Ortega abre un nuevo capítulo en las relaciones entre ambos países, que fueron tensas durante el gobierno de Chávez y que en los últimos meses se enturbiaron aún más, especialmente desde la muerte del carismático líder por cáncer el 5 de marzo. Horas antes de anunciar la muerte de Chávez, Maduro, entonces vicepresidente, expulsó a dos agregados militares estadounidenses en Caracas acusándolos de conspirar contra el gobierno.

En respuesta, la Casa Blanca expulsó a dos diplomáticos venezolanos, que luego fueron condecorados por Caracas. Dos semanas después de la expulsión, Jaua, que fue ratificado como canciller por el actual mandatario, suspendió el "canal de información" informal -autorizado por Chávez- que Caracas mantenía con Washington desde finales de 2012, a través de su embajador ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Roy Chaderton.

En la larga historia de desencuentros, Maduro llamó incluso al mandatario estadounidense Barack Obama a detener un supuesto plan vinculado al exembajador de Estados Unidos Roger Noriega en la OEA para atentar contra su propia vida y la de Capriles en la campaña electoral.

Pese a las tensas relaciones entre ambas naciones, Estados Unidos es el principal cliente del petróleo de Venezuela, principal productor de crudo sudamericano y al que compra 900.000 barriles diarios en efectivo.