•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los cuerpos de seguridad de Costa Rica ponen a punto el operativo que ejecutarán durante la visita del presidente Barack Obama, quien se reunirá con los mandatarios de Centroamérica la próxima semana, afirmó este miércoles el ministro de Seguridad Mario Zamora.

"Muchos de estos acontecimientos se prestan para hacer protestas de orden global, que también deben ser consideradas dentro de los planes de seguridad. La seguridad de los dignatarios, no solo del presidente Obama sino del resto de centroamericanos, representa un gran reto" para el país, afirmó Zamora en declaraciones a la radioemisora ADN.

El funcionario, quien no quiso precisar el número de efectivos que participará en el operativo, señaló que la seguridad fue reforzada en la capital, en aeropuertos, hoteles, fronteras terrestres. Costa Rica, que no tiene ejército, cuenta con unos 14.000 efectivos policiales.

"Es una gran prueba, un gran examen (...) sentimos que se ha hecho el trabajo previo, el gran reto viene en la práctica. Cada delegación presidencial viene con sus jefes de seguridad y hay una coordinación previa, incorporando criterios de seguridad conforme al riesgo de amenazas de cada delegación", manifestó el funcionario.

La agenda de Obama incluye un encuentro bilateral con la mandataria costarricense Laura Chinchilla, pero también, el sábado, una cumbre con los gobernantes de las naciones del Sistema de Integración Centroamericana (SICA), cuya presidencia pro-témpore ejerce Costa Rica.

Para facilitar las labores de vigilancia, las autoridades harán retenes que podrían afectar la movilización de los ciudadanos, por lo que se definió dar un asueto el viernes a los empleados del sector público, solo en la capital.

Aunque no se han adelantado detalles de la agenda y ni siquiera del sitio donde se reunirán los presidentes, Zamora señaló que Obama no tendrá actividades expuestas al público.

El martes Chinchilla manifestó que buscará que la conversación con Obama no gire solamente entorno al tema del tráfico de drogas sino que también aborde los programas de cooperación para el desarrollo, como la generación de energías limpias y el clima de inversión.