•   Ciudad del Vaticano  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El papa Francisco dijo ayer a las Abuelas de la Plaza de Mayo, de Argentina, que “cuenten con él” para buscar el paradero de los hijos de desaparecidos durante la dictadura militar (1976-1983) y que fueron entregados ilegalmente a otras familias.

La presidenta de esta organización, Estela de Carloto, manifestó esta disposición que les ha transmitido el pontífice tras el encuentro que mantuvo ayer con el Papa en el Vaticano al final de la audiencia pública de los miércoles.

“Cuenten conmigo, estoy a vuestra disposición”, le dijo el papa Bergoglio a De Carloto, que acudió a la audiencia junto a Juan Cabandié, hijo de desaparecidos durante la dictadura militar y Buscarita Roa, miembro de la asociación.

Las Abuelas de la Plaza de Mayo pidieron al Papa que se abran los archivos de la Iglesia argentina y del Vaticano, para ayudar a averiguar la suerte que corrieron los 400 hijos de desaparecidos, sus nietos, que todavía no han sido identificados y que fueron separados de sus padres cuando estos fueron detenidos y asesinados en la dictadura.

Durante el encuentro, De Carloto contó al Papa que habían venido al Vaticano para pedirle su ayuda para encontrar a los nietos y que Francisco le dijo, dos veces: “Cuenten conmigo, cuenten con nosotros”.

“Eso es muy significativo y nos confirma el compromiso del Papa, el compromiso de la Iglesia”, agregó la Abuela de Plaza de Mayo, quien afirmó que el pontífice cuando era el cardenal primado de Argentina Jorge Mario Bergoglio “nunca habló de los desaparecidos, y eso nos dolía”.

De Carloto reiteró que la cúpula de la Iglesia argentina fue cómplice de la dictadura “y que otros fueron responsables por omisión” y que no les piden que pidan perdón, “solo que nos ayuden a encontrar a nuestros nietos, ya que no queremos morir sin conocerles, sin transmitirles quiénes eran sus padres, y luchar para que nunca más haya dictaduras”.

 

“La Iglesia sabe”

“La Iglesia sabe. Algunas comunidades de monjas recibían en aquellos años por parte de la dictadura a nuestros nietos, que después entregaban a otros. Eso está escrito y se puede buscar en los archivos. No pedimos nada imposible. Los curas que sepan algo, que lo digan, y nosotras tiraremos del hilo hasta llegar a nuestros nietos”, agregó.

La representante de las Abuelas de la Plaza de Mayo contó que a su hija la asesinaron los militares dos meses después de dar a luz y quitarle el niño, y agregó que vuelven a Argentina convencidos de que se abre una nueva etapa.