•   Lima, Perú  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El secretario general de la Organización de Estados Americanos, OEA, José Miguel Insulza, afirmó hoy en Lima que los países deben preocuparse en "atacar todos los aspectos del fenómeno" de las drogas.

"Hay un consenso en que el problema de las personas que consumen drogas es un tema de salud... tenemos que preocuparnos de tratar de atacar todos los aspectos del fenómeno", señaló Insulza durante un debate hoy en el Octavo Foro Económico Mundial para América Latina.

El secretario general de la OEA remarcó que este tema "ha adquirido una urgencia mayor" en los últimos años, porque "tiene que ver con el alto consumo drogas, pero sobre todo con la violencia que genera, aumentando la alarma ciudadana".

Insulza participó hoy en el panel "Política de drogas: desenredando el nudo", que abrió la última jornada del Foro Económico Mundial, que se celebra desde el miércoles en Lima.

Durante su intervención, remarcó que Latinoamérica es la única región del mundo en la que todos los pasos de la producción de drogas ilegales "se dan de manera relativamente integral", por lo que el combate de ese delito "es un tema de principal importancia".

"Esta es una guerra que tiene unos enemigos que son las bandas criminales, que tienen cada vez más fuerza que antes", admitió y dijo que el 40 % de las personas en prisión están por delitos vinculados al tráfico de drogas.

Por ese motivo, indicó, durante la Cumbre de las Américas que se celebró en la ciudad colombiana de Cartagena en abril de 2012, se encargó a la OEA elaborar un informe sobre el problema de las drogas, que entregará dentro de "unos veinte días más" a los presidentes de Colombia, Juan Manuel Santos, y de Panamá, Ricardo Martinelli.

Insulza comentó que "el negocio de la droga es imponente", ya que mueve 84.000 millones de dólares al año en el mundo, 34.000 de ellos en los Estados Unidos.

"Este es un obstáculo muy sustantivo para el desarrollo, este tema afecta primero a América Latina que tiene un bono demográfico, una población juvenil con gran potencialidad de trabajo", dijo.

Insulza agregó, en ese sentido, que "está demostrado" que al momento de sancionar los delitos no importa tanto el tamaño de la pena "sino la certeza del castigo".

"En realidad el tema va mucho más por crear en los criminales la certeza de que seguramente serán detenidos, juzgados y condenados", enfatizó, por lo que consideró que este aspecto "debe fortalecerse más que un enfoque militar".

Remarcó que en el negocio de las drogas y el crimen organizado "ha habido una cierta diversificación" que ahora incluye el tráfico de personas y de inmigrantes, la extorsión o la piratería.

"Si el problema de la droga desapareciera por arte de magia ciertamente seguiría el problema del crimen", concluyó.

Durante el debate, el Director adjunto de Política nacional de control de drogas de los Estados Unidos, Michael Boticelli, señaló que en su país "se ha reducido significativamente" el consumo de drogas ilegales.

Señaló, sin embargo, que también se tiene que hacer frente a los problemas que generan las drogas legales y otras sustancias que generan violencia, como el alcohol.

Boticelli reiteró que la política del Gobierno de Estados Unidos sobre la marihuana "no ha cambiado" y está "en total desacuerdo" con la legalización de esa droga.

El director del Instituto Latinoamericano de Ciudadanía de México, Óscar Naranjo, alertó de que Latinoamérica vive una "emergencia humanitaria", porque "es la región que más muertes violentas produce en el mundo."

"La política pública para enfrentar este fenómeno es incompleta, inacabada", aseguró el experto, quien destacó, sin embargo, que "hoy se esté empezando a producir, no solo para la región sino para el mundo, una reflexión en profundidad" sobre el tema.

El brasileño Washington de Oliveira, director de la organización Afro Reggae, denunció que "la política antidrogas" que se aplicó en su país "fue un genocidio en las favelas cariocas".

De Oliveira, quien confesó que lideró una agrupación narcotraficante, dijo que vio como morían más de 300 personas como consecuencia de esta política, por lo que actualmente está "totalmente de acuerdo de conversar y alcanzar un acuerdo".

El Foro Económico Mundial, que comenzó el miércoles con elogios a las políticas y reformas que llevan adelante México, Panamá y Perú, contará entre los ponentes de su jornada final con el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno, quien expondrá sobre el futuro económico de América Latina.