elnuevodiario.com.ni
  •   México  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Colgada de una cuerda y descendiendo a rapel por una pared de la Cámara de Senadores de México, una integrante de la organización ambientalista Greenpeace irrumpió el jueves en una sesión legislativa para manifestarse contra la siembra de maíz transgénico en el país.

"Maíz transgénico traición a la patria", decía un mensaje en una manta amarilla desplegada desde las alturas por la activista frente a los atónitos senadores. Otra integrante de la organización se le unió con una pancarta similar cuando estuvo en el piso y ante la tribuna.

Ambas permanecieron unos minutos en el salón de sesiones y se retiraron custodiadas por personal de seguridad.

"Lo que nos faltaba dos activistas de Greenpeace se cuelan al salón de sesiones del Senado a la Spiderman (hombre araña)", dijo inmediatamente en su cuenta de Twitter, el senador Javier Lozano, del conservador Partido Acción Nacional.

Según éste grupo ambientalista el Senado ha eludido su responsabilidad de impedir la siembra de maíz transgénico en el país y evitar la contaminación del grano mexicano, un alimento que es parte de la dieta básica de la población, dijo Greenpeace en un comunicado en su página de internet.

"La demanda a los senadores es clara: modificar la Ley de Bioseguridad para reinstalar la moratoria para siembras de maíz transgénico en México", así como inspeccionar las importaciones de maíz genéticamente modificado de países que lo cultivan comercialmente, añadió la organización.

Con una vasta variedad de tipos de maíz, México producen cerca de 20 millones de toneladas al año para autoconsumo.