•   Texas, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente estadounidense Barack Obama rindió homaneja el jueves a los 14 muertos -12 de ellos bomberos- que dejó una explosión la semana pasada en una planta de fertilizantes en West, pequeña localidad de Texas (sur), en una semana de tragedia para Estados Unidos.

"A las familias y vecinos que se enfrentan a una terrible pérdida, estamos aquí para decirles que no están solos. No serán olvidados", dijo Obama durante una misa en memoria a las víctimas en la Baylor Universitiy, en la ciudad de Waco.

La explosión de West (130 km al sur de Dallas), el miércoles de la semana pasada, quedó eclipsada por el doble atentado de Boston dos días antes, el lunes 15 de abril.

"Estados Unidos necesita pueblos como West, eso es lo que hace grande a este país", dijo el presidente, en alusión a una localidad en la que todos se conocen y en la que muchos de los bomberos fallecidos eran voluntarios.

Alrededor de 200 personas resultaron heridas en la explosión de West, de 2.800 habitantes.

Viviendas cercanas a la deflagración se vinieron abajo, un edificio de 50 apartamentos se deshizo en pedazos y un hogar de enfermeras y varias escuelas resultaron con daños severos debido a que el fuego fue pasando de edificio en edificio.

"Han pasado una prueba, West. Han sido probados. Han atravesado el fuego. Pero siempre estarán rodeados por abundante amor", dijo Obama.