•   Savar, Bangladesh  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los servicios de rescate encontraron el jueves a 24 supervivientes entre los escombros del edificio derrumbado el miércoles en Bangladesh, mientras el balance de muertos subía a 250 y los heridos a un millar, en medio de una fuerte polémica sobre las condiciones de trabajo en las industrias textiles que abastecen a Occidente.

Veinticuatro supervivientes fueron rescatados este jueves, mientras que 250 cuerpos fueron sacados de entre los escombros.

El edificio de ocho plantas, Rana Plaza, situado en Savar, en la periferia de la capital, Dacca, albergaba cinco talleres de confección que tenían relación con la marca española Mango y con la británica Primark.

Los gritos que se escuchan entre los escombros hacen saber que más supervivientes siguen esperando ayuda, pero el goteo constante de cuerpos casi duplicó el balance de fallecidos este jueves, mientras que cientos de personas continúan en paradero desconocido.

En el lugar del desastre, miles de familiares desesperados se congregaron para obtener noticias, enseñando fotografías y a la espera de ver a sus seres queridos rescatados por los bomberos y los soldados.

Veinticuatro supervivientes fueron descubiertos en una sala bajo los escombros, anunció a la AFP un portavoz del Ejército, el coronel Ibne Faza Shaikuzaman, reduciendo una cifra anterior que informaba de 40 rescatados.

“El balance de muertos es ahora de 250”, dijo a la AFP Moshiudowla Reza, oficial de policía del distrito de Dacca, y añadió que recuperaron más cuerpos, la mayoría de los cuales eran trabajadoras textiles. El balance anterior era de 230 muertos.

El hundimiento de este edificio es el peor accidente industrial en la historia del país. El accidente generó críticas hacia las marcas occidentales a las que los activistas acusan de anteponer su beneficio a la seguridad para abastecerse de productos.