•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente estadounidense, Barack Obama, quiere una “investigación definitiva” sobre la posible utilización de armas químicas por parte del régimen del presidente Bashar al Asad en Siria antes de tomar una decisión sobre este caso, declaró la Casa Blanca el viernes, mientras se producían encarnizados combates en Damasco.

Estados Unidos consideró por primera vez el jueves que el régimen sirio probablemente utilizó armas químicas, aunque destacó que sus informaciones no eran suficientes para tener la certeza de que Damasco había franqueado la “línea roja” trazada en agosto por Washington.

“Estamos trabajando para establecer hechos creíbles y corroborados”, declaró el viernes Jay Carney, portavoz de Obama, al tiempo que se negó a “fijar un calendario” para este proceso ya que “son los hechos los que deben conducir esta investigación, no los plazos”.

El portavoz insistió en la posición de la Casa Blanca de que se barajarán “todas las opciones” si se prueba que el régimen de Bashar al Asad utilizó armas químicas.

Preguntado sobre la posibilidad de que Estados Unidos recurra a una intervención armada en este caso, Carney subrayó que “existen numerosos medios disponibles para el presidente en este tipo de situación, entre ellos los que usted mencionó, pero existen muchas otras opciones”.

“Si el régimen no tiene nada que esconder, debería autorizar a los investigadores de la ONU la entrada al país para que podamos llegar hasta el fondo de las cosas”, subrayó Patrick Ventrell, un portavoz del Departamento de Estado.

Israel solicitó a Estados Unidos que intervenga militarmente para “apoderarse del control de los arsenales de armas químicas sirias” y la Unión Europea y Francia pidieron a Damasco que permita a los investigadores de la ONU trabajar, haciéndose eco del “llamado urgente” similar lanzado el jueves por Ban Ki-moon.

Por su parte, la oposición siria pidió este viernes una intervención urgente de las Naciones Unidas.

“Francia y Gran Bretaña aseguran que poseen informaciones sobre el uso de armas químicas y ahora Estados Unidos dice lo mismo. Ha llegado la hora de que el Consejo de Seguridad de la ONU actúe”, declaró a la AFP un responsable de la Coalición opositora.

“La ONU debe investigar inmediatamente al respecto y si encuentra pruebas de ese uso debe actuar inmediatamente imponiendo al menos una ‘zona de exclusión aérea’” para la aviación siria, destacó este responsable.

“La parálisis del Consejo de Seguridad sobre la cuestión siria no puede servir de excusa a la ONU para no actuar”, agregó.

El Consejo de Seguridad ha sido incapaz de actuar desde el comienzo de la revuelta en Siria, en marzo de 2011, debido a sus divisiones internas, ya que si bien los países occidentales apoyan a la rebelión, China y sobre todo Rusia respaldan al régimen.

Combates muy violentos en Damasco

Sobre el terreno, la jornada del viernes estuvo marcada por los feroces combates en el nordeste de Damasco --los más violentos desde hacía dos años en la capital--, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), una ONG con sede en Gran Bretaña que se basa en una red de informadores en Siria.

Según el director del OSDH, Rami Abdel Rahman, la aviación siria efectuó este viernes el mayor número de incursiones aéreas en un día desde que en julio entró en acción.

En el barrio de Barzé, al nordeste de Damasco, los combates enfrentaban desde el jueves a los insurgentes por un lado, y al ejército y los milicianos partidarios del régimen por el otro.

En el sur de Damasco, también estallaron enfrentamientos cerca del campamento de refugiados palestinos de Yarmuk, controlado mayoritariamente por los rebeldes, incluso si el ejército tiene en su poder el único puesto de control que conduce hasta el lugar, según el OSDH.