•  |
  •  |
  • END

MOGADISCIO / AFP

Estados Unidos, Rusia y Malasia concentraban ayer miércoles una imponente flota militar alrededor del “Faina”, un barco ucraniano cargado de armas secuestrado en aguas de Somalia por piratas de ese país, que exigen 20 millones de dólares para liberar el buque y su tripulación.

Barcos de guerra estadounidenses --tres, según los piratas-- vigilaban estrechamente al carguero ucraniano mientras al menos otros tres navíos militares extranjeros se pusieron rumbo hacia aguas somalíes.

Según el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, un barco de guerra de la Marina de Rusia y dos fragatas de Malasia “se dirigen” a la zona donde el “Faina” fue capturado el 25 de septiembre, frente al puerto de Hobyo, región ubicada 500 kilómetros al norte de Mogadiscio y dominada por los islamistas, que luchan desde principios de 2007 contra el gobierno somalí.

Rusia y Malasia son dos de los numerosos países cuyos barcos han sido blanco de los ataques y secuestros de los piratas somalíes en el golfo de Adén y el océano Indico.

Precisamente a Rusia, Somalia le “autorizó” “combatir a los piratas” frente a sus costas, señaló el embajador somalí en Moscú, Mohamed Mohaud Handul, en una conferencia de prensa.

Rusia envió la semana pasada frente a las costas de Somalia a la patrullera “Intrépida”, cuyas armas “se pueden usar” a partir de ahora, dijo ayer miércoles un alto responsable del Estado Mayor de la Marina rusa que pidió el anonimato, citado por la agencia Ria Novosti.

“No se excluye un asalto contra el “Faina” para liberar a su tripulación, entre la que hay rusos”, agregó la misma fuente.

La “Intrépida” tiene una tripulación de 200 hombres, puede estar equipada con un helicóptero Ka-27 y un sistema de torpedos y misiles antisubmarinos Vodopad-NK (SS-N-16 Stallion, según la clasificación de la OTAN).